Reseña: "Llévame a cualquier lugar", de Alice Kellen

26 de abril de 2016


Léane y Blake, ella francesa y él inglés, no son dos piezas de un puzle destinadas a encajar. En realidad, ni siquiera se soportan cuando el concurso de periodismo de la universidad los sitúa en el mismo punto de partida. Él valora sus sueños por encima de todo y no dejará que nada se interponga en su recorrido hacia la meta, ni siquiera el seductor acento de Léane. Ella necesita el dinero del premio y utilizará todos sus encantos para convertirse en ganadora. Ambos estarán dispuestos a todo, incluso a ignorar el magnetismo que poco a poco irá surgiendo entre sus artimañas y discusiones. Pero, cuando el calor de la atracción entre en su punto álgido, el frío de la realidad les demostrará que a veces los caminos más largos deben realizarse con alguien que te lleve de la mano.








En más de una ocasión os he comentado que el new adult es un género que no me llama demasiado la atención, pero cuando creo que puede tratarse de una buena novela me lanzo de lleno a leerla sin importarme lo más mínimo las etiquetas. Esto es lo que hice hace unos días con Llévame a cualquier lugar, la novela con la que debutó Alice Kellen, una autora española que el año pasado me hizo pasar muy buenos ratos con Otra vez tú —una novela chick-lit— y me tocó el corazón y me desgarró por completo con Sigue lloviendo. Con semejantes experiencias me propuse leer todo lo que escribiera Alice, y a día de hoy puedo confirmar que me ha encantado todo lo que ha publicado.

Comienza el curso en la Universidad de Reading y, cada cuatro años, se organiza un concurso para encontrar a una joven promesa del periodismo. El premio: una beca y unas prácticas en la cadena de televisión Princett. Al concurso se presentan, entre otros alumnos, Léane y Blake. Ella es una chica francesa de 18 años que no se amilana ante los demás a pesar de ser la estudiante más joven que participa en el concurso. Él, un chico inglés de 21 años ambicioso que está dispuesto a todo por ganar; de hecho, está convencido de que resultará vencedor. En la primera ronda, Léane mete la pata y sin querer desenchufa el cable de sonido mientras Blake está haciendo su reportaje en directo, y a pesar de que ella se disculpa y le asegura que no ha sido a propósito, él no atiende a razones y le declara la guerra por intentar sabotear su intervención, creyendo que Léane es un lobo con piel de cordero. A partir de aquí, ambos se verán obligados a soportarse sin tragarse e iniciarán un tira y afloja mientras la atracción va creciendo entre ellos.

La verdad es que la historia de amor entre Léane y Blake me ha encantado. Ambos protagonistas son como el agua y el aceite, lo único que tienen en común es su pasión por el periodismo, pero por lo demás son completos polos opuestos. Y ya sabéis lo que dicen... los polos opuestos se atraen. Blake no sabe muy bien por qué, pero, a pesar de que se llevan como el perro y el gato, desde que conoce a Léane le intriga y no perderá ninguna ocasión para discutir con ella, lo cual encuentra de lo más estimulante. Por su parte, Léane es una chica muy buena, adorable e inocente, pero con Blake siempre saca su lado más descarado y no se queda atrás a la hora de responder o actuar en consecuencia. Sin embargo, su historia no me ha gustado solamente porque sea de esas en las que los protagonistas pasan del odio al amor. La historia de Blake y Léane es mucho más que eso, es de esas en que el amor se va cociendo a fuego lento, sin que ellos sean conscientes y a pesar de que no lo deseen, pues Léane cree que Blake no es para nada su tipo y Blake no cree en el amor ni quiere tener una relación. Cuando empiezan a sentir algo el uno por el otro, algo más allá de una mera atracción, derribarán todas las barreras y se dejarán llevar por la complicidad que surge entre ellos.

Si me preguntáis por qué no me gustan demasiado las novelas new adult, supongo que os respondería que es porque tengo la sensación de que empiezan a quedarme un poquito lejos, pero además, cuando me he animado a leer alguna, los protagonistas me han podido llegar a resultar inmaduros o su historia sencillamente no me ha llegado al alma. Sin embargo, como en todos los géneros, si das con la novela y la autora adecuadas pueden desmentirse todos los tópicos, y esto es lo que me ha pasado con Llévame a cualquier lugar. Alice Kellen ha conseguido que me olvide de la edad que tienen los protagonistas y hasta del entorno que los rodea y que me quede con su historia, con sus sentimientos, con lo que me ha transmitido. El personaje de Léane, a pesar de tener 18 años, me ha parecido muy maduro, y Blake ha dejado entrever poco a poco que es más de lo que podía parecer a simple vista: un chico con un gran corazón, que se preocupa por las personas a las que quiere y que aprende a dejar de huir de los problemas y enfrentarse a las circunstancias que le ha tocado vivir.

¿Qué más os puedo decir? Pues que os la recomiendo totalmente. Si buscáis una historia bonita, divertida a la par que tierna y que además esté bien escrita, dadle una oportunidad y dejaos llevar por la pluma de Alice Kellen. No importa que no os atraiga demasiado el new adult y que la universidad os quede lejos, seguro que la disfrutáis de principio a fin.


OTROS LIBROS DE ALICE KELLEN

¿Qué tal fue vuestro Sant Jordi/Día del Libro?

24 de abril de 2016


Hace ya días que no me paso por aquí, pero hoy por fin tengo algo de tiempo libre y estaba deseando dedicarme un poquito al blog. ¿Y qué mejor que hacerlo contándoos resumidamente qué tal fue mi Sant Jordi y preguntándoos qué tal fue el vuestro? =)

Como buena barcelonesa, Sant Jordi es, no uno de mis días favoritos, sino mi día favorito del año. Desde siempre me ha gustado acercarme al centro, ver las calles vestidas de rojo y amarillo, con rosas y libros allá donde mires. Sin embargo, no me gustan demasiado las aglomeraciones, así que este año, al caer en sábado, decidí pasarlo de otra manera, aunque me habría encantado acercarme para poder conocer a algunas de mis autoras preferidas y que me firmaran sus libros. Eso sí, el viernes por la tarde no quise perderme lo bonita que estaba la Casa Batlló y me acerqué al Passeig de Gràcia.



¡Y ayer por fin llegó el día más esperado del año para todos aquellos a los que nos apasiona leer! Pero qué rápido se pasa... Nada más levantarnos J y yo nos dimos nuestros regalos. A mí este año me cayeron dos libros: Herbarium. Las flores de Gideon, de Anna Casanovas, y 33 razones para volver a verte, de Alice Kellen. Estoy deseando leer ambas novelas, pero en especial la segunda, y es que tengo muchísimas ganas de empezar mañana mi primera lectura conjunta =) En cuanto a autorregalos, aprovechando que ayer todos los libros tenían un 10% de descuento me compré por Internet toda la saga de los hermanos Martí, de Anna Casanovas, que me está encantando y quiero disfrutarla en papel =P


Por lo demás el día fue de lo más normalito: paseos por mi ciudad, rosas y libros por todas partes, huir de los puestecitos porque este mes ya he gastado mucho en libros, repartir rosas y libros entre la familia y los amigos y, sobre todo, pasarlo con esa persona especial. ¡Ah! Y, por supuesto, terminar el Día del Libro leyendo, como no podía ser de otro modo.


Y vosotr@s, ¿cómo pasasteis el día?
¿Qué libros os regalaron u os autorregalasteis? =)

Reseña: "Fuiste mi verano", de Neïra

14 de abril de 2016


Qué dos días más intensos... Durante estas escasas 48 horas solo he sido capaz de respirar la historia de Daniela y Luca, ellos lo han llenado todo hasta que el poco tiempo libre del que disponía me ha permitido llegar hasta el final de su historia. A medida que escribo estas líneas escucho la playlist que Neïra nos ha regalado en Spotify y no dejo de asociar las canciones con los momentos en que aparecen en la novela y reviviendo todo aquello que sentí al leer esas escenas. Tengo tal maremágnum de sentimientos que no sé qué va a salir de esta reseña, así que me dejaré llevar, que creo que es la única forma de transmitiros qué me ha parecido la nueva novela de Neïra.


¡ATENCIÓN!
CONTIENE ALGÚN QUE OTRO SPOILER DE FUIMOS UN INVIERNO


Pocas veces he esperado tanto la publicación de una novela, pero ansiaba que llegara este día desde que en enero leí las últimas palabras de Fuimos un invierno. Pocos minutos después de que ya fuera día 13 entré a Amazon para ver si por casualidad ya podía comprar Fuiste mi verano, y al ver que ya estaba disponible y que estaba un poco insomne me dio el arrebato y me lo empecé enseguida. La verdad es que después de saber cómo acaba la primera parte no tenía ni idea de cómo iba a continuar la historia y, aunque las expectativas estaban altas, eso ha sido un plus porque Neïra me ha sorprendido para muy bien.

Han pasado nueve meses desde que Luca se marchó a Londres sin despedirse y Daniela se quedó destrozada. En ese tiempo, poco a poco y pasito a pasito, ella ha conseguido volver a levantarse y alzar el vuelo por sí misma, sin ir de la mano de nadie. Ha madurado mucho, ha aprendido que la felicidad depende de ella, sabe lo que quiere y qué es lo que se merece. Pero entonces, por una de esas casualidades que caracterizan su historia o -quién sabe- como si estuvieran conectados por ese hilo rojo, llega Luca y lo revoluciona todo, dispuesto a enfrentarse a las consecuencias de sus actos, a resarcirse de sus errores y a pedir perdón por lo mal que hizo las cosas. Daniela sigue queriéndole pero aún se siente dolida, decepcionada y no consigue perdonarlo, y cuando se tienen unos sentimientos tan negativos es imposible querer bien. Eso lo empañará todo y hará que el mundo de Daniela se tambalee, hasta el punto de sacar lo peor de ella, de sacar a la superficie sentimientos negativos en una chica que es todo corazón. ¿Qué haces cuando quieres a alguien, todo te lleva irremediablemente hacia esa persona y solo conseguís haceros daño el uno al otro?

Al igual que la primera parte, Fuiste mi verano es una novela muy reflexiva y madura, pero esta me ha parecido más seria y profunda por todo el dolor que arrastran los personajes. Daniela, como narradora principal de la historia, nos hace partícipes de sus avances, de lo que piensa y siente, tanto lo bueno como lo malo, pero en esta ocasión Neïra nos trae varios capítulos narrados por Luca, y eso no podría haberme gustado más. Me ha encantado ponerme en la piel de Daniela a lo largo de las dos novelas, empatizar con ella, pero ¿qué hay de lo que sentía él? Luca, ese chico callado y hermético al que no le gusta demasiado hablar, tenía mucho que decir y mucho que descubrir, y de esta manera he logrado conectar todavía más con él, entenderlo, y es que no todo es blanco o negro, no somos o buenos o malos, y errar es humano. Somos imperfectos y no siempre hacemos las cosas de la mejor manera.

La evolución de los personajes en esta segunda parte es brutal. Como ya os comentaba anteriormente al principio de la novela vemos a una Daniela más madura que al fin ha conseguido recuperarse de los reveses que le tenía guardados la vida, ser quien realmente es, pero seguirá aprendiendo y descubriendo cosas de lo más reveladoras por el camino. Luca, por su parte, tendrá que aprender a aceptarse y a dejar de tener miedo.

Los últimos capítulos me han parecido sencillamente mágicos (si habéis leído la novela, más o menos desde «Primavera», para que me entendáis). Después de sufrir horrores durante toda la novela yo también he sentido la calma y la sensación de bienestar que acompaña a los personajes, también me sentía bien. Ya no leía con el corazón en un puño y con el ceño fruncido, sino que me sentía relajada, tranquila, en paz, y si os soy sincera no tenía ni idea de cómo iba a terminar la historia, he tenido mis dudas hasta el final y me esperaba cualquier cosa.

Al acabar la novela no podía creerme que la historia de Daniela y Luca ya hubiera llegado a su fin. Como ya os he comentado al principio han sido dos días muy intensos después de esperar tres meses para tener el desenlace en mis manos, pero la espera ha merecido totalmente la pena. Al leer las últimas palabras tenía lagrimillas en los ojos, y me ha inundado una sensación de tristeza y vacío... como diciendo: «Ya está... Se ha acabado...». Pero es que Neïra es muy grande y eso es lo que consigue con sus historias, que las vivas, las disfrutes, las sufras y se queden para siempre dentro de ti, y estoy segura de que la siguiente volverá a poner mi mundo patas arriba y a hacerme SENTIR, así, en mayúsculas, como siempre consigue hacer.


OTROS LIBROS DE NEÏRA

Reseña: "Hasta que te conocí" y "Esta es nuestra historia", de Anna García

12 de abril de 2016


A Lucas nunca se le dieron bien las relaciones con... la raza humana en general. Inteligente, borde, engreído, solitario y antisocial, se las apañó siempre para vivir su vida sin ataduras. Nadie había sido capaz de dejarle sin palabras... Hasta que conoció a Valerie.

A Valerie siempre se le dieron bien las personas. Abierta, alegre y divertida, siempre tuvo la capacidad para caerle bien a todo el mundo. Nadie la había sacado de sus casillas... Hasta que conoció a Lucas.

Se llevaron fatal, hasta que se conocieron.
No se gustaron, hasta que se conocieron.
Pensaban que su vida era perfecta, hasta que se conocieron. Crees que todas las relaciones son iguales...
Hasta que les conozcas.






Después de un mes desaparecida en Goodreads decidí entrar para ponerme un poco al día y apuntar nuevas lecturas en mi lista de pendientes. Vi que muchas de mis amigas en la red social estaban precisamente leyendo o acababan de terminar Hasta que te conocí, la primera parte de una bilogía de la que no había oído hablar, escrita por Anna García, una autora hasta entonces desconocida para mí. Con esa sinopsis y con los comentarios que leí pude comprobar que tenía todos los ingredientes necesarios para caer rendida ante esta historia, y si además Neïra la recomendaba en su blog... no había más que hablar, sería mi próxima lectura.

Valerie acaba de encontrar trabajo en el departamento de atención al cliente de una gran empresa. No empieza con muy buen pie, pero enseguida sus compañeras la acogen con los brazos abiertos y rápidamente la incluyen en el grupo, y es que nuestra protagonista tiene don de gentes y es imposible no llevarse bien con ella. Todo lo contrario que Lucas... que es solitario y huraño. Él es el jefe del departamento de informática de la misma empresa, y ya el primer día nuestros protagonistas tienen un encontronazo por teléfono. Nunca se han visto, apenas han hablado, pero en ese preciso momento dará comienzo una guerra entre ellos a través del correo electrónico que nos hará reír a carcajadas. A ella le pica la curiosidad, él está asombrado de que alguien tenga siempre la réplica perfecta, y es que a pesar de no haberse visto nunca en persona hay una química y una conexión entre ambos que es innegable.

La historia de Lucas y Valerie me ha parecido muy adictiva desde el principio. Si os digo que el primer libro cayó en dos días y ya la primera noche me leí casi la mitad... ya os podéis imaginar, y es que me pirran las historias en las que los protagonistas pasan paulatinamente del odio al amor, esas en las que los sentimientos se van cociendo a fuego lento. Nos encontramos ante una novela divertida, con chispa, de las que te hacen sonreír y sentir bien al leerlas porque sabes que te encuentras ante una historia bonita y única, de las que te van a marcar como lectora. A ello contribuyen los personajes principales, que me han ganado por completo. Me han hecho reír a carcajadas, suspirar y hasta sufrir con su cabezonería. La autora ha construido unos personajes muy reales, cercanos y creíbles a la vez que complejos —especialmente Lucas— y consecuentes con su personalidad, así que ¡chapeau!

Como ya os he comentado al principio esta es la primera parte de una bilogía pero la historia queda cerrada. Pensaba esperar un poquito para leer su continuación, pero una vez empecé me fue imposible dejar de leer hasta llegar al final. Dejad que os cuente...


SI NO HAS LEÍDO ESTA ES NUESTRA HISTORIA,
QUIZÁ NO QUIERAS CONTINUAR


Han pasado diez años desde que Lucas y Valerie se conocieron y enamoraron y ahora tienen tres hijos preciosos que son un encanto. Los niños, la rutina, los celos y las cada vez más prolongadas ausencias de Lucas debido a los constantes viajes de trabajo conforman un cúmulo de cosas que hacen que la pareja no pase por su mejor momento. En esta ocasión nos encontramos ante una novela totalmente diferente a la primera; así como en Hasta que te conocí acompañamos a los protagonistas en sus inicios y vemos la cara más dulce del amor, en Esta es nuestra historia viviremos con ellos su época más dura y difícil como pareja.

De nuevo Valerie y Lucas se turnan para explicarnos cómo se desarrollan los acontecimientos, por lo que el lector sabe qué piensan y cómo se sienten, logra ponerse en su piel y comprender a ambos personajes en esta situación tan delicada. No hay ni buenos ni malos, lo cual lo hace todo más triste si cabe.


Así como en la primera parte tuve una sonrisa permanente en la cara, con Esta es nuestra historia he sufrido, he tenido el corazón en un puño, no he dejado de soltar lagrimillas a lo largo de toda la novela... y es que se trata de una historia tan real que es imposible no sentirla con gran intensidad. Supongo que esa es la razón por la que me ha gustado tanto. Lucas y Valerie se me han metido muy dentro y será muy difícil olvidar a unos personajes así, tan de verdad. Si en la primera parte me encantaron, en la segunda los he adorado a todos sin excepción, desde la familia que han formado Lucas y Valerie hasta sus amigos, pasando por la enorme familia de Lucas. Son de esos que, a medida que te acercas al final, sabes que echarás de menos y que no olvidarás jamás.

Por último me gustaría hacer mención al epílogo. ¡Qué epílogo! Me ha encantado que la autora nos regalara un capítulo dedicado al Harry adulto. Mientras lo leía no dejaba de pensar: «¡Ese chico es digno hijo de su padre!». Ojalá Anna García lo desarrolle y nos cuente la historia completa, porque estoy convencida de que sería una gran novela.

Al principio os contaba que hasta ahora Anna García me era totalmente desconocida. Sí que me había llamado la atención alguna de sus anteriores novelas pero no me había animado a leer nada suyo, aunque ahora que me ha conquistado por completo con esta bilogía estoy segura de que no tardaré demasiado en leer sus otras historias y no pienso perderle la pista. Si aún no conocéis a Lucas y Valerie os animo a que le deis una oportunidad a esta bilogía, porque estoy convencida de que, si os gustan las novelas románticas, os gustará tanto como a mí y no os dejará indiferentes.



Reseña: "Donde termina el arcoíris", de Cecilia Ahern

9 de abril de 2016


Rosie y Alex, amigos desde la infancia, siguen siendo inseparables a través de los años, y se intercambian regularmente cartas, postales y correos electrónicos. Sus vidas han tomado rumbos muy distintos: Alex estudia Medicina en Boston mientras que Rosie, en Dublín, se esfuerza por sacar adelante a su bebé, fruto de una loca noche de pasión. A través de sus diálogos conocemos en profundidad sus respectivas vidas, y la realidad de unos sentimientos que nunca se han atrevido a revelar.













Hace un tiempo alguien me dijo que este libro era uno de sus favoritos. Solo había leído una novela de Cecilia Ahern anteriormente (y esa fue, como tod@s imaginaréis, Posdata: Te quiero), así que lo apunté en mi lista de pendientes por si algún día me apetecía volver a leer a esta autora. Pasaron los meses y una tarde mi mejor amiga y yo vimos una peli llamada Los imprevistos del amor. Estuvo bien, pasamos una tarde entretenidas, pero cuando vi los créditos vi que... estaba basada en esta novela T_T Lo lamenté un montón porque no me gusta leer un libro poco después de ver la peli; no me importa hacerlo al cabo de un tiempo, pero tengo que dejar pasar incluso años porque recuerdo demasiado bien qué pasa y eso no me deja disfrutar totalmente de la novela (y por eso todavía no he leído One Day, de David Nicholls, después de casi cuatro años). Así que como os digo lo lamenté un montón, porque Donde termina el arcoíris se podía pasar años en mi lista de pendientes sin darle una oportunidad.

No obstante, no sé cómo descubrí que se trata de una novela epistolar, y eso es algo que me fascina. Me encanta que el autor sea capaz de contar una historia solamente mediante cartas o e-mails y que el lector pueda reconstruirlo todo y llegar a conocer a la perfección a los personajes. Así pues, nada más enterarme de que era una novela epistolar decidí leerla enseguida, porque prometía ser diferente a la película. No sabía aún la razón que tenía, porque es tan distinta en tantos sentidos que tenía la sensación de estar viviendo una historia diferente.

Dejad que os cuente rápidamente de qué va. Esta es la historia de Alex y Rosie, dos amigos que se conocen desde su más tierna infancia. Ambos son inseparables y lo comparten todo durante años, pero poco antes de terminar el instituto Alex se muda a Estados Unidos con su familia y Rosie se queda en Irlanda. Sin embargo, ambos tienen sueños y metas y lucharán por conseguirlos: Alex está decidido a estudiar Medicina en la prestigiosa universidad de Harvard y Rosie sueña con dirigir un hotel, así que decide mudarse a Estados Unidos con Alex para cursar sus estudios superiores y seguir cerca el uno del otro. Sin embargo, poco antes de marcharse se queda embarazada y tendrá que salir adelante como pueda.

A pesar de ser una novela epistolar, las cartas no son el único medio de comunicación que Rosie y Alex utilizan para mantenerse al día de sus vidas. La autora también recurre a e-mails, notas, tarjetas de felicitación o conversaciones de chat para avanzar en la historia, lo cual hace que la narración sea muy ágil y que sus algo más de 400 páginas se lean en un suspiro. Algo a destacar es que estos intercambios de correspondencia no solo se producen entre Alex y Rosie, sino que también se incluyen conversaciones o cartas de ellos con otras personas, y eso nos ayuda a conocer hechos o sentimientos de los que ni siquiera uno de los dos es consciente.

La verdad es que esta historia me ha parecido muy triste. Ya sea por el destino, terceras personas o el inexistente don de la oportunidad nuestros dos protagonistas no logran alcanzar la felicidad completa y sus vidas distan mucho de ser perfectas o idílicas.

La misma noche que terminé de leer el libro volví a ver la película y, la verdad sea dicha, me pareció hasta optimista. No sabéis lo mucho que me alegró haberle dado de todas maneras una oportunidad a esta novela que ha pasado directamente a mi lista de favoritas. Me hizo sentir muchas cosas, tanto buenas como malas, me hizo emocionarme, sufrir, acompañar a Alex y a Rosie en sus vidas y conocerlos de verdad. Por todo esto, si os gustó la película no dudéis en darle una oportunidad a la novela, porque merece muchísimo la pena.


Mis lecturas | Febrero - Marzo 2016

5 de abril de 2016

¿Qué mejor que hacer un breve repaso de mis últimas lecturas para, poco a poco, recuperar la actividad normal del blog? Como veis no he leído mucho porque no he tenido ni tiempo ni ganas, así que aquí os dejo lo poquito que han dado de sí los últimos dos meses.


FEBRERO

         

A contrarreloj, de Laura Esparza (««««½)
Había leído maravillas de esta novela y no dudé en comprármela directamente en papel porque sabía que me iba a gustar mucho. Después de una novela negra me apetecía volver a la romántica y A contrarreloj fue la elegida. Me hizo disfrutar muchísimo con la historia de Andrea y Luc, y es que me encantan las novelas en las que los protagonistas
pasan poco a poco del odio al amor...

En los zapatos de Valeria (Valeria # 1), de Elísabet Benavent (««««)
Antes de la publicación del desenlace de Horizonte Martina tenía mucho mono de Elísabet Benavent, así que aprovechando que hacía poco había comprado la saga Valeria en papel decidí releerla. Disfruté de su primera parte todavía más que la primera vez, pues a estas alturas ya soy una adicta a todo lo que escribe esta mujer.

Valeria en el espejo (Valeria # 2), de Elísabet Benavent (««««)
Y como aún no se había publicado Martina en tierra firme no dudé en seguir con la saga Valeria. Recuerdo que la primera vez que la leí, hace algo más de dos años, la primera parte me encantó porque me pareció un soplo de aire fresco, no había leído muchas novelas de romántica contemporánea y sobre todo no había leído muchas novelas con unas protagonistas tan reales. La segunda parte me pareció entonces bastante más floja,
pero en esta ocasión la he disfrutado muchísimo más.

Martina en tierra firme (Martina # 2), de Elísabet Benavent (««««½)
¡Las ganas que tenía de conocer el desenlace de la historia de Pablo y Martina! Tantas que días antes de que se publicara leí el avance en la web de la editorial. Como ya os comenté en la reseña me gustó muchísimo, y es que se trata de una historia diferente, mucho más madura a las anteriores, y sus personajes (casi, casi todos)
llegaron para quedarse en mi corazoncito.


MARZO


Que no panda el cúnico, de Patricia Hervías («««)
Después de una especie de parón lector (ya veis que el mes de marzo por poco se queda en blanco) volví a recuperar las ganas de leer, y lo hice de la mano de esta divertida novela de Patricia Hervías. Una historia entretenida que me animó los días que pasé con gripe.


Y ahora os toca contarme =)
¿Habéis leído algo interesante que podáis recomendarme?
¿Coincidimos en alguna lectura?

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS