Reseña: "Rompiendo las reglas", de María Martínez

23 de junio de 2016


Tyler es sexy, inteligente y seguro de sí mismo. Cabreado con el mundo, su carácter es impredecible. Los tatuajes de su cuerpo son el recuerdo constante de todo lo que ha perdido, de los errores que jamás podrá perdonarse y de los deseos que nunca logrará cumplir. Ha aprendido del peor modo posible que amar significa sufrir, y que el único modo de sobrevivir es regirse por sus propias reglas. Cassie es lista y divertida, un poco cínica, y no le importa lo que los demás piensen de ella. Sabe cuáles son sus prioridades, sus expectativas, y tiene muy claro la clase de vida que quiere vivir. Pero bajo esa apariencia de seguridad y control, se esconde un corazón roto y asustado que intenta proteger a toda costa. Han pasado casi dos años desde que Tyler y Cassie se vieron por última vez. Ninguno está preparado para el reencuentro, para aceptar que la atracción que una vez sintieron sigue ahí, bajo la piel, imposible de ignorar. 

Enamorarse sin remedio parece inevitable;
pero, a veces, el amor no es suficiente.



¿Cómo pude estar tanto tiempo aparcando Cruzando los límites? Esto es lo que no dejaba de repetirme cuando la semana pasada estaba leyendo la primera parte de esta serie de novelas new adult. Hace poquito más de un mes se publicó la segunda parte, Rompiendo las reglas, y aprovechando que ya había dos novelas disponibles y que este subgénero ha empezado a atraerme bastante me decidí a darle una oportunidad. Nada más terminar la historia de Caleb y Savannah no tuve más remedio que empezar la de Tyler y Cassie, unos secundarios tan potentes que acabaron teniendo su propia historia. ¡Y qué historia! Totalmente a su altura, no he podido parar de leer en tres días. Lo que no podía llegar a pensar era que fuera a gustarme todavía más, que esa pareja que juntos eran como una bomba de relojería, aparte de hacerme reír fueran a enternecerme tanto.

Hace dos años que Tyler y Cassie se conocieron y tuvieron un rollete de verano. Se gustaron al instante, y a pesar de prácticamente no soportarse y de estar picándose constantemente el uno al otro, lo pasaron genial juntos. Sin embargo, el verano llegó a su fin y Cassie se marchó a la universidad sin siquiera despedirse de él. Cuando vuelven a encontrarse dos años después, nada más verse ambos comprueban que nada ha cambiado: esa atracción tan fuerte sigue estando ahí, al igual que siguen manteniendo esas batallas verbales que tan bien nos lo hacen pasar. Intentan guardar las distancias, tomar la decisión más inteligente por el bien de todos, pero tanta tensión no hay quien la soporte, así que deciden pasar el verano de sus vidas y pactan ser amigos con derecho a roce. Un plan aparentemente perfecto: lo pasarán bien, ninguno se enamorará ni acabará con el corazón roto y cuando el verano termine cada uno seguirá con su vida. Sin embargo, Cassie y Tyler se hacen amigos, comienzan a conocerse, a apreciarse, y las cosas no serán tan fáciles como ellos creían. Tyler, a pesar de parecer un capullo y de mostrarse tan engreído y arrogante, es encantador, dulce y divertido, y encuentra en Cassie a su chica ideal: divertida, con carácter y siempre con la respuesta perfecta a punto. Son perfectos el uno para el otro, y poco a poco la pasión y la atracción irán dando paso a sentimientos más profundos. Irán derribando todos sus muros, se irán colando poquito a poco entre las grietas de sus maltrechos corazones, hasta el punto de que Tyler irá rompiendo una a una todas sus reglas por Cassie. Pero ojalá las cosas fueran tan fáciles... Cuando el pasado irrumpe en sus vidas y todo se tambalea, deberán arriesgarse a asumir lo que sienten o huir.


Si algo me ha gustado de esta novela es el valor que se le da a la familia, ya sea la que lleva tu sangre o la que se escoge. En este aspecto los protagonistas se encuentran en situaciones opuestas. Para Tyler la familia lo es todo y no hay nada que no haría por ellos, mientras que Cassie ha crecido con un padre que las abandonó para formar otra familia y con una madre que nunca tiene tiempo para ella. Siente que todo el mundo la abandona, igual que le pasó la única vez que se enamoró sin miedo y sin condiciones, y por todo ello no confía en nadie y cierra su corazón, para impedir que vuelvan a hacerle daño, para no lamentar ni sufrir una nueva pérdida. Desde entonces se siente incapaz de mantener una relación con nadie, y lo mismo le pasa a Tyler, quien cree que es un cuerpo sin alma, que no se merece nada. Ambos tienen un pasado duro, están rotos y tienen sus traumas, creen que no tienen arreglo, hasta que se encuentran el uno al otro y deciden darse una oportunidad.

«Se miraron, se miraron de verdad, y se estableció una nueva conexión entre ellos,
la de saber que eran dos personas que arrastraban un gran peso, que se sentían rotos
y que hacían todo lo posible para protegerse y no volver a quebrarse.»

La única pega que le pondría a la novela han sido esos momentos culebrón hacia el final, cosas que se veían venir y que a mí personalmente no me han pillado muy por sorpresa. La autora recurre alguna que otra vez a los clichés, pero la novela en su conjunto me ha gustado tanto que en esta ocasión puedo pasarlos por alto. María me ha hecho reír a carcajadas con esos piques y esos rifirrafes taaan buenos, me ha hecho sonreír, querer matar a Tyler en alguna ocasión y emocionarme con ese Tyler de las últimas páginas que se nos muestra con el corazón en la mano, hasta el punto de hacerme caer alguna lagrimilla. Cassie y Tyler son unos protagonistas que han superado con creces todas mis expectativas, me han gustado incluso más que Caleb y Savannah. Me ha cogido un poco por sorpresa porque me han llegado y me han dado más de lo que esperaba, y por ello se quedan conmigo.

En mi opinión, María Martínez ha conseguido subir el nivel de la serie con esta novela. Ya dejó el listón muy alto con Cruzando los límites, pero para mí se ha superado. Hasta el momento es la novela que más me ha gustado de ella, y no solo eso, también de todas las que he leído de new adult. Tengo muchísimas ganas de tener en mis manos la tercera parte de la serie para, con un poco de suerte, saber más de ellos al igual que hemos sabido más sobre Savie y Caleb en esta novela, y también para conocer a los nuevos protagonistas y comprobar si mis sospechas son ciertas. No sé cuánto tendremos que esperar, pero estoy segura de que la espera merecerá la pena.


OTROS LIBROS DE MARÍA MARTÍNEZ

Cruzando los límites (Cruzando los límites # 1)
Una canción para Novalie

¡LA RECOMIENDO!


12 comentarios:

  1. Estoy deseando leer algo de esta autora, nunca he leído una crítica negativa de sus libros, siempre gustan mucho :)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo todavía no he leído "Cruzando los límites", pero tengo unas ganas enormes. Es que hay muchos libros que quiero leer este verano, y quiero reducir la lista, porque es una época en la que no suelo leer mucho.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Cassie y Tyler son muy bonicos, quitando la parte de culebrón venezolano, la historia me gustó mucho, principalmente por los protagonistas que juntos son geniales ♥

    Me alegra que hayas disfrutado de ambas historias de Cruzando los límites. La próxima de la serie también apunta maneras :)

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  4. Hola Carol!!
    A mí me encantó la historia de Cassie y Tyler. Ya en el primer libro, que devoré porque como tú dices son adictivos, esta pareja ya se veía que iba a ser la bomba y ha merecido la pena la espera, al igual que con el siguiente también merecerá la pena porque María Martínez es un referente del New Adult sin duda ;)
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Pues parece que estos libros están gustando mucho, eh!
    Yo es que el New Adult, lo leo poco o casi nada. Que lo he leído, pero muy de vez en cuando.
    Por lo que veo te ha encantado,me alegro.
    Un beso reina. Muuuack

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! A mí también me encantó pero es que María Martínez se supera con cada novela. :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Este no es para mi. Gracias por la reseña. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!!
    Muchísimas gracias por la reseña. Me alegro de que te haya gustado tanto.
    Un fuerte abrazo. :)

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, guapa!

    Estoy impaciente por ponerme con esta novela, hace un par de semanas que la tengo y aún no he podido empezarla, pero lo haré pronto xq me encanta María Martínez y lo cierto es q me han hablado genial del libro. Dicen q es incluso mejor q Cruzando los límites?
    Me encanta lo q comentas d q se le da importancia a las relaciones familiares no-sanguíneas, y esos giros inesperados tan típicos de la autora, a veces un poco 'culebronescos', q nos aseguran engancharnos a su próximo libro :) Nada, me alegro d q lo hayas disfrutado tanto, has escrito una reseña fantástica, gracias.

    Un besazo, bonita!!

    ResponderEliminar
  10. hola,
    a mi me encanto el libro, la saga y estoy deseando que escriba el tercero. Tyler me vuelve loca, aunque con todo el tema del hermano le hubiera dado coscorrones, tendria que hacer mas caso a Caleb

    besitos

    ResponderEliminar
  11. Hola! Tengo muchas ganas de leer este libro he escuchado buenísimas criticas. Un besote

    ResponderEliminar
  12. Hola! Le tengo muchas ganas a este libro, espero poderme hacer pronto con el. Un besote

    ResponderEliminar

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS