SANGRE Y TINTA (ABRIL CAMINO)

27 de septiembre de 2016

El regreso de Camden Reed al lugar que lo vio crecer no está siendo un camino de rosas. Solo tiene tres cosas: un hermano que lo odia, una hermana a la que no le dejan ver y una ex novia que espera de él algo que no está dispuesto a darle. Lo último que necesita es que por la puerta de su estudio de tatuajes aparezca una chica con ganas de marcarse el cuerpo y desnudarle el alma.

Aunque, quizá, eso sea exactamente lo que necesita. 








¿Sabéis ese momento en que, al terminar un libro, piensas: «Dios, es justamente lo que buscaba», incluso sin ser consciente de ello? Eso es precisamente lo que me ha pasado con Sangre y tinta. Con tanto agobio con el trabajo necesitaba una historia corta, sencilla, que pudiera pausar cuando quisiera sin pedir un capítulo más (ay, inocente de mí... más bien devorar de una sentada para seguir con mis obligaciones en paz), y la historia de Cam y Amanda ha sido absolutamente perfecta para mi propósito, además de bonita y una lectura muy agradable. Ya hace un tiempo que vengo siguiendo de cerca a Abril Camino tanto en Goodreads como en su blog (si no lo conocéis os aconsejo que os paséis a echarle un vistazo, publica entradas interesantísimas), y siempre pensé en estrenarme con las historias de los hermanos Sullivan, pero al publicarse hace muy poquito esta novela new adult y al ver las buenísimas críticas que estaba cosechando... hubo un cambio de planes. Necesitaba dejarme llevar por la pluma de Abril y necesitaba conocer a Camden Reed, del que había oído decir que no era tan malote como aparentaba y que tenía unos principios inquebrantables.

Amanda acaba de cumplir 18 años y el único regalo que desea es hacerse su primer tatuaje. Con toda la ilusión del mundo se dirige al único estudio de tatuajes del pueblo, el cual regenta Camden Reed, el «malo malote» de Hot Springs. Pero Camden no ha tenido un buen día, así que en cuanto ve a Amanda, con su cara de niña buena llena de pecas y sus tirabuzones rubios, y esta le dice que quiere tatuarse el nombre de Jake, se niega a tatuarle el nombre del novio de turno alegando que se arrepentirá toda su vida y la echa de muy malos modos. Amanda se marcha de allí incapaz de reaccionar por la sorpresa, pero al día siguiente vuelve al estudio con la intención de decirle cuatro cosas bien dichas, de hacerle saber que ese tatuaje no es el nombre de ningún noviete, sino de una persona muy especial para ella: su padrastro, quien fue como un padre para ella y murió tres años atrás en un accidente de coche. A Camden le conmueve muchísimo la historia de Amanda, y a partir de ese momento nace entre ellos una relación de amistad muy bonita. Ambos sienten una conexión muy profunda. Son dos personas que de repente, una noche cualquiera, se encuentran, sienten que se comprenden, y descubren que les resulta muy fácil abrirse el uno con el otro, tanto que asusta.

Pese a su juventud, Camden y Amanda han pasado ya por demasiadas cosas en la vida y han tenido que crecer demasiado deprisa. Desde muy pequeño Camden tuvo que soportar las palizas de su padrastro y la indiferencia de su madre al respecto, y proteger a Matt (su hermano pequeño) para que él no corriera su misma suerte. Ahora, y después de haber conseguido escapar de esa vida y labrarse un futuro prometedor con su arte, ha vuelto a Hot Springs tras la muerte de su madre para hacerse cargo de Matt, que lo odia por haberlo abandonado, y para recuperar la custodia de su hermana Lucy. Por su parte, Amanda no ha tenido una adolescencia como la de cualquier chica de su edad. En aquel accidente no solo perdió a su padrastro, sino que además su madre quedó tetrapléjica. A los 14 años supo de golpe lo que era ser adulta y desde entonces arrastra la culpa por lo que pasó.


Para ser una novela new adult, sus protagonistas son personajes muy maduros pese a su juventud. Amanda y Cam (de 18 y 24 años, respectivamente) tienen unos valores y unos principios inquebrantables, y una determinación y una fortaleza increíbles a pesar de sus circunstancias. Para mí, una de las cosas más destacables de la novela es el valor que se le da a la familia. Tanto para Camden como para Amanda es lo primero y lo más importante. Ambos saben lo que es sufrir, lo que es no tener prácticamente a nadie, y harían cualquier cosa por las pocas personas que tienen en sus vidas. Amanda ha dedicado los últimos años a cuidar de su madre, mientras que Camden no ceja en su empeño por recuperar la relación que tenía con Matt antes de marcharse y por conseguir la custodia de Lucy para que puedan volver a estar los tres juntos.

Sin duda, lo que ha acabado de redondear la lectura ha sido la pluma de Abril Camino. He quedado prendada, desde las primeras frases me he dejado llevar por ella, ha conseguido que me sumergiera en la historia enseguida. Y no solo eso, sino que la novela cuenta con frases y fragmentos realmente bonitos. Para mí Abril ha sido otro de los grandes descubrimientos del año, y es que esta historia tan bonita, de la que no esperaba nada (y que en un principio no tenía ni pensado leer), y sus personajes me han sorprendido por completo.

LAURA VA A POR TODAS (MARTA FRANCÉS)

24 de septiembre de 2016


Laura siempre soñó con casarse. Tenía claro el tipo de vestido que luciría y las canciones que bailarían en su boda. Por eso, el enlace de su mejor amiga en Zaragoza es un momento agridulce, porque será la única del grupo de amigos que irá sin acompañante. Pero todo cambia cuando un desconocido la salva de un primo pesado del novio. Laura, sin saber quién es, no duda ni un segundo en afirmar que ese es el hombre con quien se casará. Durante el banquete, Laura descubrirá que se llama Mateo, que vive en Barcelona y que la química entre ellos es explosiva e irresistible. Sin embargo, un escollo se interpone a la relación: la distancia, contra la que ambos deberán luchar para alcanzar por fin la felicidad que, entre risas y llantos, todos buscamos.




Este verano, mirando libros en mi librería habitual, me topé con Laura va a por todas. Esa portada tan llamativa —y rosa—, tan retro, tan divina de la muerte, me llamó un montón la atención, así que después de leer la sinopsis, en un impulso, me lo llevé a casa. Nunca había leído nada de Marta Francés, pero eso no fue ningún impedimento. Fue un pequeño capricho precumpleaños, digámoslo así. Tenía pinta de ser una novela fresca, ligerita y divertida, y eso era precisamente lo que buscaba en ese momento. Empecé a leerlo nada más llegar a casa, y decir que la historia de Laura y Mateo me enganchó es quedarse corta. Un par de días me duró. Y ese final... Ay, qué poco me lo esperaba :(

Pero rebobinemos y empecemos por el principio. Laura es una chica que se acerca a la treintena y a lo largo de su vida ha acumulado unos cuantos desengaños amorosos. Todas sus amigas están emparejadas, casadas o embarazadas, así que empieza a sentir que se queda atrás. Ella siempre ha deseado casarse, quiere ese final feliz que tanto ansía, siente que ya va siendo hora, que ella también se merece encontrar a un hombre bueno y cariñoso con el que compartir su vida. Pero Laura no pierde la esperanza, así que a pesar de sentirse un poco triste el día de la boda de su mejor amiga también se muestra de lo más optimista. Dicen que de una boda sale otra boda, ¿no? Pues de la de Elena saldrá la suya, ¡qué leches! Y entonces entra en escena Mateo. ¡Oh, Mateo! Tan guapo, tan encantador, tan divertido, tan hipster con esa barba y ese pelo repeinado para atrás. Qué chispas saltan entre ellos nada más conocerse, hasta el punto de acabar la noche en casa de Laura para terminar lo que empezó durante la fiesta. Juntos pasan una noche memorable y un par de días geniales, pero hay un pequeño problema... Mateo vive en Barcelona y Laura en Zaragoza. ¿Por qué ahora que ha encontrado a un hombre con el que todo funciona a las mil maravillas el destino es tan cruel con ella? Pero han congeniado tan bien y se palpa algo tan especial, tan único entre ellos, que Mateo le propone intentar tener una relación a distancia, y aunque Laura al principio no lo ve muy claro, finalmente accede a probar.

A partir de ese momento acompañaremos a Laura y a Mateo a lo largo de su relación durante algo más de un año, con esos miedos del principio a lanzarse a lo desconocido, a una relación con la dificultad añadida de la distancia, de no poder compartir juntos el día a día y de tachar en el calendario los días que quedan para volver a encontrarse, pero al mismo tiempo con la ilusión de hacer que algo que realmente merece la pena funcione, de que ellos serán capaces de conseguirlo y que vale la pena luchar por una vida juntos. Poco a poco vemos cómo avanza su relación y cómo van superando etapas juntos: la primera pelea, sus primeras vacaciones juntos, conocer a las respectivas familias... Pero entonces, cuando parece que las cosas ya no pueden ir mejor, cuando ese futuro que ansían y que ya pueden acariciar con las puntas de los dedos, todo se va al traste. Después de vivir con Laura y Mateo una relación tan bonita como la suya, los últimos capítulos te dejan con el corazón en un puño y pensando: «¿Y ahora qué?».

Con esta tesitura os podéis imaginar las ganas que tenía de que se publicara la segunda parte, así que en cuanto hace un par de días Laura llega al final del camino salió en formato electrónico me tiré de cabeza a leerla. Necesitaba saber qué iba a pasar a partir de entonces con ellos, cómo sobrellevaría ella estar sin él, y aunque en el primer capítulo se me encogió el corazón al sentir lo rota que estaba Laura sin su Mateo, confieso que esperaba que la novela me emocionara como consiguieron hacerlo esos últimos capítulos de Laura va a por todas, pero no. Esta segunda parte es en gran medida un monólogo interior de Laura en el que comparte con nosotr@s sus dudas, ese miedo a volver a intentarlo con Mateo y llevarse un desengaño porque a través de pequeños detalles no ve en él al hombre que era antes, teme volver a terminar con el corazón destrozado ahora que por fin parecía que estaba recuperándose. Ha habido algunas cosas que no me han acabado de convencer, algún momento en concreto en que he querido tirarme de los pelos, y si bien esta segunda parte —ese tramo del camino que Laura recorre sola hasta llegar a su final feliz— no me ha decepcionado, no ha sido todo lo que esperaba. Es cierto que mis expectativas tras ese periodo de espera estaban un poquito por las nubes y Marta Francés dejó el listón muy alto con el final de la primera parte, pero, si os soy sincera, me esperaba un desarrollo diferente de los acontecimientos y me han sobrado unas cuantas páginas al producirse un giro inesperado que a mí me dejó indignadísima y que me ha parecido totalmente innecesario. Pero no os desaniméis, porque todo esto no quiere decir que no merezca la pena conocer la historia de Laura y Mateo.

Afortunadamente el final es tan bonito que me ha hecho volver a sonreír en los últimos capítulos y me ha rematado la lectura para bien. Es un final feliz, dulce y tierno, a la altura de una historia de amor como la de Laura y Mateo, que vuelve a recuperar la esencia de Laura va a por todas y en el que he vuelto a sentir que era testigo de lo especial, mágica y única que puede llegar a ser una relación entre dos personas. ¿Hay algo más bonito que eso cuando eres lectora empedernida de romántica? ♥

FORAJIDO (MARISA SICILIA)

21 de septiembre de 2016


Felicity McIntyre lleva una vida tranquila y rutinaria. Mantener limpia la casa, ayudar a quienes más lo necesitan, atender la escuela dominical, recriminar a los asiduos al saloon local que se pasen las horas muertas en la barra en lugar de estar junto a sus hijos y sus esposas... Y es que si estás soltera, tienes treinta años y demasiado tiempo libre, y además los hombres de Carsons piensan que eres puritana, impertinente y molesta, no es que haya muchas perspectivas de que las cosas cambien, ni Felicity está dispuesta a alterar su modo de comportarse para conseguir un marido. Pero si un irlandés atractivo, peligroso y reclamado por la justicia se cruza en tu camino y pone todo tu mundo del revés, ¿qué otra cosa puedes hacer más que dejarte llevar por él?









A causa del verano, en el club de lectura «De viaje literario» habíamos decidido hacer una pausa hasta que todas volviéramos a la rutina. Con la llegada del mes de septiembre estábamos deseando empezar una nueva lectura conjunta, así que aprovechando que Marisa Sicilia acababa de publicar una nueva novela muy cortita, eMe, del blog Ágora, propuso hacer una lectura conjunta exprés para ir abriendo boca. La idea me entusiasmó, pues tenía a la autora en mi lista de pendientes desde que Lidia (Cielos de papel) me la recomendó encarecidamente, así que para mí fue la excusa perfecta para no posponerlo más y conocer por fin a Marisa Sicilia con una novela romántica histórica que nos hará viajar al far west de finales del siglo XIX.

Felicity McIntyre tiene treinta años y sigue soltera. Es una mujer fuerte y obstinada que lleva saliendo adelante sola desde los 18 años, cuando toda su familia falleció, y es un miembro respetado de la comunidad. Puritana, religiosa y de armas tomar, dedica todo su tiempo libre a intentar llevar por el buen camino a las ovejas descarriadas, ya sea dando clases en la escuela dominical o recriminándoles a los hombres que se pasan demasiadas horas bebiendo en el saloon que deberían estar con sus mujeres y sus hijos. Pero en una de sus visitas al local toda su vida cambiará en un instante, y es que el sheriff y sus hombres han encontrado allí a Tom Rafferty, un irlandés en busca y captura por haber robado un banco y haber herido a un hombre. Entre la espada y la pared, Tom coge a Felicity y, con ella como escudo, escapa del saloon y se la lleva con él. Así es como ambos emprenden un viaje desde Carsons hasta Tulsa, no falto de incidentes, en el que, a pesar de ser las personas más opuestas que podrían haberse encontrado, surgirá un amor dulce e intenso entre los dos.


Forajido es una novela muy cortita pero que, a pesar de las poquitas páginas que tiene —ronda las 100— rebosa dulzura y ternura e incluso cuenta con escenas muy divertidas y de acción. Es una de esas historias que, sin darte cuenta, lees con una sonrisa permanente en la cara. No es una novela llena de detalles ni con escenas de relleno, pero Marisa nos cuenta una historia la mar de completa de principio a fin —con epílogo incluido, ¡biennn! ♥♥— mediante pinceladas, narrándonos los momentos más significativos entre los dos, y la mente del lector se encarga de completar el resto. Y creedme, lo hace de una manera muy efectiva. Es cierto que los acontecimientos suceden muy deprisa, pero en todo momento resulta creíble y coherente que surja el amor entre Tom y Felicity. Ella, tan puritana, decente, terca y con las ideas claras; él, tan descarado, atrevido, dulce y bueno. Ambos se dejarán llevar, empezarán a ver que el otro es mucho más de lo que aparenta y se lo jugarán todo por el otro a pesar de conocerse tan poco.

Siempre que termino una novela de este género me recrimino no leerlas más a menudo. ¡¡Con lo que las disfruto!! Es como si siempre acabara escogiendo una novela romántica contemporánea por costumbre, no lo sé, pero las históricas terminan fascinándome. Me ha gustado mucho que en este caso la acción tuviera lugar en el far west. Gracias a las descripciones de Marisa me lo imaginaba todo a la perfección, y leer esta novela ha sido como ver una peli del oeste en la que no han faltado ni el saloon, ni el sheriff, las armas o los vestidos de época.

Forajido ha sido una muy buena opción para conocer por fin la pluma de Marisa Sicilia. Una historia tierna, bonita y divertida que se lee en un suspiro, de esas que una vez las empiezas no puedes parar y con unos personajes por los que llegas a sentir un tremendo cariño. A estas alturas no me cabe duda de que la autora ha sido un gran descubrimiento, así que solo me queda decir... ¡Kate Bentley, prepárate que no tardarás en caer!


Aquí tenéis las reseñas de mis compañeras del club de lectura.
Como siempre, un placer haber compartido lectura con vosotras ☺

TAL VEZ TÚ (ALICE KELLEN)

12 de septiembre de 2016


Tras un desengaño amoroso, Elisa está decidida a retomar las riendas de su vida e ir tachando propósitos de su lista de objetivos: seguir siendo la mejor en su empleo, casarse, formar una familia, mudarse a una bonita casa a las afueras... ¿El problema? Uno pequeño, como que todavía no ha conocido al futuro padre de sus hijos; pero ella no es de las que se rinden tras un fracaso y tiene muy claro qué tipo de hombre desea a su lado. Para empezar, uno que no se parezca en nada al abogado con el que debe competir en su trabajo, ese que está poniendo a prueba toda su paciencia.

Jack Helker es tan atractivo como borde y, cuando se enfrentan en un importante caso de divorcio, saltan chispas entre ellos. A pesar de su sonrisa insolente y de que es el típico hombre que debería venir con un cartel en la frente en el que pusiese «no tocar», Elisa es incapaz de ignorar el deseo que siente cada vez que él está cerca. Y, entre rocambolescas citas, Froot Loops y noches imprevistas, empezará a reconsiderar que a veces «perder el control» también tiene sus ventajas.




Desde que descubrí a Alice Kellen hace ya casi un año con Otra vez tú, la primera parte de esta serie, se convirtió inmediatamente en una de mis autoras de cabecera. A estas alturas ya he devorado todo lo que ha escrito, por lo tanto no es de extrañar que tuviera bien señalado el 8 de septiembre en mi calendario. Necesitaba leer algo realmente bueno, y al tratarse de Alice y de una comedia romántica sabía que no me iba a defraudar y que me lo iba a pasar pipa, además de disfrutar de la pluma de la autora. Lo que no sabía era que la historia de Jack y Elisa fuera a pellizcarme de esa manera el corazón.

Hace ya un año que Elisa dejó a Colin, su prometido y pareja durante ocho años. La suya era una relación aparentemente perfecta, tenían toda su vida planeada y Colin parecía el chico ideal, pero cuando este la engañó con otra el cuento de hadas llegó a su fin. Pero Elisa es una luchadora y nunca se rinde, y tras ese año soltera decide volver a tener citas para así conocer a su príncipe azul y futuro padre de sus hijos. Sin embargo, no cuenta con que por el camino se cruzará con Jack Helker, un abogado contra el que tendrá que enfrentarse en un caso de divorcio y que la saca de sus casillas. Jack es arrogante, egocéntrico y una contradicción andante, pero también es tremendamente atractivo, y el deseo que existe entre los dos es irrefrenable. Elisa ya lo ha pasado bastante mal y ha sido responsable toda su vida, así que ¿por qué no divertirse un poco con Jack mientras conoce al hombre de sus sueños? Así es como se establecerá una relación de sexo si compromiso entre los dos. Jack no busca una relación duradera y Elisa no ve en Jack nada de lo que busca en un hombre, pero poco a poco van estrechando lazos y conociéndose hasta que forjan una bonita relación de amistad y comienzan a sentir cosas con las que ninguno de los dos contaba.

Tal vez tú es una lectura tremendamente adictiva, de esas que una vez empiezas te resulta difícil dejar de leer. Al principio era como estar viendo una peli, una de esas comedias románticas en las que la pareja protagonista pasa poco a poco del odio al amor. En serio, me lo he pasado pipa y me he reído a carcajadas con esos diálogos tan ingeniosos que mantienen los dos protagonistas, con los comentarios de Jack y con las ocurrencias de Elisa, y eso que no soy de risa fácil. Sin embargo, cuanto más conocía a los personajes, cuanto más avanzaba la trama y la relación entre estos, más me emocionaba con esos momentos tan tiernos que comparten y más me tocaban el corazón. No esperaba que, llegados a cierto punto, la novela adquiriera un tono tan profundo tratándose de una comedia romántica, pero unos protagonistas como Jack y Elisa, tan reales y cercanos, tan imperfectos y contradictorios, con sus miedos e incertidumbres, solo podían tener una historia así, y Alice logra transmitirnos lo que sienten y cómo evolucionan con muchísima sensibilidad a través de sus palabras y de esos detalles que tanto la caracterizan.

Si ya habéis leído Tal vez tú seguramente os habréis quedado prendadas de Jack. Yo la primera, lo admito (y que Alice lo comparara físicamente con mi amado Gerard Butler ha sido mi perdición mientras leía la novela, aghñkdljfg ♥), y es que tiene ese toque canalla, sinvergüenza y divertido tan atrayente al mismo tiempo que nos permite vislumbrar un lado más tierno. Sin embargo, me gustaría decir que como protagonista femenina Elisa me ha parecido excepcional, una chica como tú o como yo, con la que podemos sentirnos identificadas fácilmente, real, imperfecta y luchadora, que aprenderá a pelear por lo que verdaderamente le hace feliz y a no conformarse. 

Todos los personajes, ya sean principales o secundarios, están muy bien construidos y es imposible no adorarlos, no sentirlos cercanos y conectar con ellos, hasta el punto de sentir cierta penita cuando ves la palabra «fin» por tener que dejarlos marchar. Entre las historias de los secundarios también encontramos la de Hannah, una de las mejores amigas de Elisa, esa chica tan adorable, inocente y todo corazón que al final encontrará a un hombre perfecto para ella. Si tengo que poner una pega a la novela sería que su historia ha pasado bastante desapercibida en comparación con la de Emma y Alex y la de Elisa y Jack, pero me alegro de que también haya tenido su final feliz y que todas las tramas queden cerradas.

Días antes de que se publicara Tal vez tú estuve releyendo Otra vez tú para refrescar un poco la memoria, y es imposible no percibir esa evolución que ha experimentado Alice como escritora. Pese a pertenecer al mismo género esta novela me ha parecido mucho más madura que la anterior de la serie, y aunque la primera mitad de la novela sea más ligera, la segunda mitad es todo sentimiento y sensibilidad y a mí me ha enamorado por completo. Seguramente por eso me ha gustado muchísimo más de lo que esperaba. Es impresionante lo camaleónica que es Alice: lo mismo nos hace reír a carcajadas que nos emociona, y no tiene miedo a saltar de un género a otro. Eso sí, siempre con una manera de escribir que es una delicia. A estas alturas no hay duda de que borda todo lo que hace, y a pesar de que es más conocida por sus novelas new adult, en mi opinión con la romántica adulta se sale y es cuando más me conquista. De verdad espero que pronto podamos disfrutar de más historias como esta, aunque da igual lo que escriba, Alice Kellen es de esas escritoras de las que leería hasta la lista de la compra.


OTROS LIBROS DE ALICE KELLEN

POR SIEMPRE ¿FELICES? (TAYLOR JENKINS REID)

7 de septiembre de 2016


El matrimonio de Lauren y Ryan está en punto muerto, al borde de la ruptura. Ellos saben que se quieren, pero no son felices, ni siquiera se soportan. ¿Cómo han podido llegar a esta situación? Tienen que hacer algo drástico si no quieren terminar mal. Así que se les ocurre un plan poco convencional: estar separados durante un año y no tener contacto entre ellos.

Esta nueva situación les servirá para conocerse mejor a ellos mismos, para saber si se echan de menos, si quieren volver a estar juntos e incluso si siguen enamorados.

Lauren se embarcará en un viaje de autodescubrimiento. La influencia de amigos y familiares, así como su proceso curativo personal y los desafíos que supone su vida lejos de Ryan, empezarán a cambiar la percepción que Lauren tenía sobre el matrimonio y la monogamia, la pasión y la fidelidad, el amor y el sexo.


¿Realmente van siempre de la mano?
Y si no es así, ¿qué es lo que realmente hace que una relación funcione?




Cuando vi la portada de los libros de Taylor Jenkins Reid publicados por Titania no me llamaron en absoluto la atención. Con esos colores tan vivos me dio la sensación de que serían novelas chick-lit, y como ese género lo dejé atrás hace mucho tiempo tras leerlo hasta la saciedad las dejé pasar sin siquiera detenerme a leer la sinopsis. Pero dicen que no debemos juzgar un libro por su portada. Como siempre tuvieron que ser Lidia y Mónica quienes me abrieran los ojos (¡no sabéis cuánto os lo agradezco!), y sabiendo lo mucho que les había gustado Por siempre ¿felices? y las maravillas que comentaban de la Jenkins, no dudé en comprarme el libro directamente en papel.


En su segunda novela, Taylor Jenkins Reid nos cuenta la historia de Lauren y Ryan, un matrimonio que lleva 11 años juntos, desde que se conocieron en la universidad siendo aún unos adolescentes. Sin embargo, las cosas no les van nada bien últimamente. Tras una mala racha, un día la cosa más tonta e insignificante hace colmar el vaso y la triste realidad les golpea: Lauren y Ryan están convencidos de que ya no se quieren. Cada vez que se miran ya no ven amor en los ojos del otro, sino rencor y reproches, ya no se soportan y la convivencia se ha convertido en algo insostenible que puede echar a perder lo poco bueno que queda entre ellos. Llegados a este punto ninguno de los dos se plantea el divorcio, así que optan por separarse durante un año y no mantener ningún tipo de contacto. Durante ese año ambos tendrán que seguir con sus vidas por su cuenta, ver a otras personas si así lo desean, conocerse a sí mismos y descubrir qué les ha hecho llegar hasta ese punto, y una vez pasado ese tiempo decidirán si siguen adelante con su matrimonio o no.


Después de 11 años con Ryan, Lauren tiene la sensación de no saber quién es sin él, por lo que durante ese año que pasarán separados se centrará en su familia y en conocerse a sí misma, a la Lauren adulta. Será ella quien nos haga un recorrido por su relación en las primeras páginas escogiendo algunos momentos significativos que vivieron juntos, desde que se conocieron y sintieron la emoción del primer amor hasta pocos días antes de que dé comienzo la historia, y quien a lo largo de toda la novela nos narre en tiempo presente qué sucede en su vida y cómo evoluciona todo. Sin embargo, también encontrará la manera de explicarnos cómo le van las cosas a Ryan.

A medida que leía la historia no podía dejar de pensar que tenía entre mis manos una joya. Últimamente tenía la sensación de que llevaba mucho tiempo sin leer algo realmente bueno, algo que me hiciera sentir, y Por siempre ¿felices? ha conseguido despertarme de este letargo. Si tuviera que utilizar solamente un adjetivo para definir esta historia, sería real. Todos podríamos ser Lauren y Ryan, y por ello esta novela me ha parecido tan auténtica, tan cruda y tan realista, por ello me ha tocado tanto y me ha llegado tan hondo. Es imposible no ponerse en la piel de Lauren y Ryan, no sentir esa pena por no saber cómo ni cuándo una historia de amor tan bonita se ha ido al traste y esa impotencia por ser incapaz de volver a quererse bien por mucho que lo deseen. Reconozco que en muchas ocasiones me han caído lagrimones mientras leía la novela. La verdad es que me he pasado la primera mitad del libro con el corazón compungido leyendo lo perdida que se sentía Lauren. Taylor Jenkins Reid transmite muy bien a través del diálogo que la protagonista mantiene con nosotros el dolor y la impotencia que siente por no conseguir que su matrimonio vuelva a funcionar a pesar de querer todavía a su marido, a pesar de echarlo de menos, pero también logra contrarrestar los momentos malos con la naturalidad con la que Lauren expresa sus pensamientos y gracias al elenco de personajes secundarios que la acompañan en su andadura.

Llegados a este punto, ¿qué puedo decir que no os haya dicho ya? Taylor Jenkins Reid para mí ha sido el descubrimiento del año. Estoy deseando leer su primera novela, Por siempre unidos, pero me temo que deberé tener un poquito más de paciencia porque creo que es de esas historias que hay que leer en el momento adecuado. A priori solo os puedo decir que parece totalmente diferente de la que nos cuenta en Por siempre ¿felices?, pero estoy segura de que Taylor volverá a conquistarme y a tocarme el corazón.

SI SOLO UNA HORA TUVIERA (CAROLINE MARCH)

5 de septiembre de 2016


Piero es un hombre enamorado.
Gabriela es una mujer herida por amor.
Michael es un hombre que no cree en el amor.

Los tres confluyen en la hermosa ciudad de Praga, como si esta hubiera estado esperando siete años para reunirlos de nuevo. En un escenario mágico, rodeados por situaciones equívocas llenas de humor, sentimientos intensamente dramáticos, donde se mezcla el pasado y el presente para crear su futuro, descubrirán lo que significa verdaderamente el amor, sorprendiéndose a cada instante con una sonrisa de que la vida les puede ofrecer algo que ya arrebató. Y comprendiendo que una habitación en un ático de un hotel, que antes fue un palacio, puede convertirse en un escondite, un refugio, una cárcel y un lugar donde atrapar lo que una vez perdieron en el olvido. Un espacio donde alcanzar la redención, en el que Gabriela se encontrará a sí misma y deberá enfrentarse a la elección que marcará el resto de su vida.




Es curioso cómo a veces escogemos un libro por el motivo más tonto sin saber muy bien qué es lo que nos vamos a encontrar y este consiga sorprendernos. Hacía tiempo que tenía ganas de leer a Caroline March, concretamente desde que leí su relato The last word en la antología Cócteles más o menos a principios de este año. Tenía todas sus novelas en mi lista de pendientes, pero por algún motivo —seguramente porque se trataba de romántica contemporánea— esta era a la que más ganas le tenía. El motivo tonto por el que sentí el repentino impulso de conocer más en profundidad la pluma de esta autora era mi inminente viaje a Praga este verano, ya que la acción de la novela transcurre en su mayor parte en la capital de la República Checa, pero qué sabía yo lo que me iba a encontrar en sus páginas... y es que la sinopsis no revelaba demasiado que digamos, algo que sinceramente agradezco. Una historia dura, una historia de superación y de seguir adelante que me ha tocado el corazón.

Si solo una hora tuviera es la historia de Gabriela, Michael y Piero, quienes, por avatares del destino, vuelven a encontrarse en Praga siete años después. Gabriela es una mujer rota que se ha pasado los últimos años sobreviviendo. Después de un intenso romance con Piero cuando apenas tenía 21 años tocó fondo y nunca ha logrado recuperarse del todo ni superarlo. Tanto tiempo después Gabriela no ha conseguido olvidarlo, sigue enamorada de Piero al igual que este sigue enamorado de ella, pero el suyo es un amor imposible, un amor prohibido. También tenemos a Michael, un profesor de Oxford que jamás se ha enamorado, que con respecto a lo sentimental nunca ha querido nada que vaya más allá de relaciones esporádicas, algo que cambiará cuando conozca a Gabriela. Michael será incapaz de dejarla en la estacada en un momento en que ella necesita apoyo y una mano amiga que la ayude a salir de la oscuridad en la que lleva años sumida. Lo que en un principio comienza siendo una sincera amistad se convertirá en algo más, y Michael descubrirá lo que es amar y sufrir por amor, lo que es desear la felicidad de la persona amada más que la de uno mismo cuando de nada sirve albergar esperanzas de tener un futuro en común. A medida que la relación entre Gabriela y Michael es cada vez más estrecha, poco a poco la autora nos irá revelando qué sucedió entre Gabriela y Piero, por qué ella no ha vuelto a ser la misma, cuya historia no conoceremos al completo hasta el final de la novela.

Los personajes en general me han gustado mucho. Son personajes reales, imperfectos, intensos, con sus cicatrices y sus heridas, que luchan por seguir adelante después de los reveses que les da la vida. Gabriela es el típico personaje que me caería mal desde el principio, pero sorprendentemente ha sido todo lo contrario. Por algún motivo sabía que había mucho más de lo que se dejaba entrever al principio de la novela, cuando todo lo que la rodea es dolor, malas decisiones y apenas sabemos nada de ella. Michael ha sido sin duda el que más me ha gustado de los tres, tan protector y siempre ahí para ayudar a Gabriela a mirar hacia delante. No obstante, ha habido ocasiones en que el comportamiento de ellos dos me ha parecido más bien propio de dos adolescentes, pero bueno, en fin... Por último, he de admitir que Piero me ha tocado las narices durante la mayor parte de la novela, me ha parecido de lo más egoísta y cuanto más leía más me lo parecía, aunque al final he acabado haciendo las paces con él.

Reconozco que a ratos la lectura se me he hecho lenta, un tanto pesada al principio, pero era una novela que me habían recomendado y por ello me obligaba a seguir leyendo. Por suerte llegó un momento en que no podía parar de leer, estaba deseando salir de trabajar para poder pasar toda la tarde leyendo, necesitaba seguir viendo cómo poco a poco, de la mano de Michael y casi sin que ella se diera cuenta, Gabriela iba resurgiendo, volvía a enamorarse, a encontrar la felicidad y a sentirse en paz consigo misma, luchando por dejar de vivir anclada en el pasado y tener un futuro. Y es que eso es lo bonito de esta novela, vivir la historia junto a Gabriela y ser testigos de cómo se van curando sus heridas.

Y Praga... Qué escenario tan bonito ♥ ¿Qué puedo decir? Para mí ha sido un protagonista más de la novela a medida que Gabriela y Michael recorrían sus calles y vivían su historia.

No quiero decir más de la cuenta, pero lo cierto es que la novela parte de un tema bastante controvertido, hasta ahora no lo había encontrado en ninguna otra novela, y ya sea por un motivo u otro seguro que no os dejará indiferentes. No os voy a engañar, Si solo una hora tuviera es una historia dura, intensa y profunda y no me lo esperaba para nada. Ha habido momentos y ciertos fragmentos que me han tocado el corazón y me han hecho derramar alguna lágrima. Sin embargo, me ha arrancado más de una sonrisa, y a pesar de lo duro que ha sido el camino ha sido bonito ser testigo de cómo Gabriela volvía a alzar el vuelo.


«Si solo una hora de amor tuviera y esa fuera mi última hora,
tan solo para amar sobre esta tierra, para ti toda mi hora sería».
Otelo (William Shakespeare)

~ JULIO Y AGOSTO ~

1 de septiembre de 2016

¡Qué rápido se acaba lo bueno! Hace cosa de un mes que dejaba el blog en stand by por las vacaciones y hace apenas unos días que estoy de vuelta. ¿Qué os puedo decir? No podrían haber sido mejores =) Han sido casi tres semanas sin parar, pero el tute ha merecido mucho la pena. Y ahora ya veis, ha tocado volver a la rutina de golpe tras volver este lunes al trabajo, pero no todo iba a ser malo, no... Vuelvo a estar sumergida en la lectura y con unas ganas de leer inmensas —¡y más con las novedades tan suculentas que nos trae el mes de septiembre!—, y además me reencuentro de nuevo con vosotr@s. ¿Qué más se puede pedir? Vuelvo a la carga con muchas ganas, pero antes de empezar dejad que haga una pequeña recapitulación y os explique qué lecturas me han acompañado a lo largo de este verano.


Los chicos del calendario - Enero, de Candela Ríos [♦♦♦ ½] [RESEÑA AQUÍ]
No me quieres, no te quiero (Quiéreme # 1), de Victoria Vílchez [♦♦♦ ½] [RESEÑA AQUÍ]
Summer love, de Irene Ferb, Kate Danon y Victoria Vílchez [♦♦♦♦] [RESEÑA AQUÍ]
Un verano en la Provenza, de Olivia Ardey [♦♦♦ ½] [RESEÑA AQUÍ]
Si solo una hora tuviera, de Caroline March [♦♦♦♦] [RESEÑA AQUÍ]
Laura va a por todas (Laura # 1), de Marta Francés [♦♦♦♦]
Una semana contigo (Drew y Fable # 1), de Monica Murphy [♦♦♦ ½]
Segundas oportunidades (Drew y Fable # 2), de Monica Murphy [♦♦]



A pesar de que agosto ha sido más pobre con respecto a lecturas, no ha estado del todo mal. Empecé el mes con Dile a Marie que la quiero, de Jacinto Rey [♦♦♦♦], una novela a la que le tenía muchas ganas, y aunque me gustó creo que me faltó algo a lo largo de su lectura. ¿Quizá más emotividad, más sentimiento? Para intercalar entre novelas rescaté de mi e-reader Cinco minutos, de Faith Carroll [♦♦ ½], un relato muy cortito que la verdad es que ni fu ni fa... Ni la trama ni los personajes llegaron a convencerme. Seguía yo en modo exigente, por lo visto... Pero entonces llegó mi querido De la Rosa, el que nunca me falla, para romper mi mala racha lectora ♥ Pocas novelas me quedaban por leer de él tras pegarme un atracón cuando lo descubrí a finales del año pasado, pero había una en concreto a la que nunca le llegaba el turno: Gigoló, el amor tiene un precio [♦♦♦ ½]. ¿Por qué estuve dejándola de lado tanto tiempo? Ha sido una de sus novelas que más me ha gustado y ha sido toda una sorpresa, para nada lo que me esperaba. Espero poder escribir la reseña muy prontito y contaros más detalladamente. Por suerte la racha siguió, y haciendo caso de todas las buenas críticas que veía por las redes sociales en un arrebato me compré un libro que hacía tiempo que me ponía ojitos en la librería: Pan de limón con semillas de amapola, de Cristina Campos [♦♦♦ ½]. Sin duda una de mis mejores lecturas del verano y me atrevería a decir que de 2016. Peeero entonces me fui de viaje, y aunque llevaba el e-reader hasta los topes reconozco que solo lo encendí en dos ocasiones, y en esos dos ratitos buscaba algo corto y que pudiera dejar en pausa sin remordimientos, porque ya me veía mordiéndome las uñas si una novela me enganchaba. Era el momento perfecto para saber cómo le iba la vida a Martina, el personaje de Olga Salar, con Martina mezclada, no enredada [♦♦]. Sentía curiosidad después de leer el primero hará cosa de dos meses, y la verdad es que me hizo pasar un par de ratos entretenidos. ¡Y entonces las vacaciones llegaron a su fin! ¿Y qué mejor para sobrellevar un vuelo de tres horas y media que una novela ligera? Tanto la trama como esa portada tan colorida de Despiértame con un beso, de Clara Álbori [♦♦], me llamaron la atención cuando se publicó, pero no me había animado con ella hasta ahora. Sin embargo, ha sido un pequeño chasco... La cosa empezó bien, me leí casi la mitad en el avión y estaba enganchadísima, no podía parar de leer, me lo estaba pasando realmente bien... Pero ¿sabéis cuando no soportáis a la protagonista? Pues eso me ha pasado. Me ha parecido infantil, caprichosa y consentida, y a medida que avanzaba el libro me ponía más de los nervios, así que a pesar de todo lo bien que pintaba al principio fue perdiendo puntos. Entre eso y algunos detalles que no me han acabado de convencer... Suerte de ese protagonista masculino, que si no...


¡Y este ha sido mi verano lector! Dos meses en los que he estado de lo más exigente o en los que no he estado muy acertada eligiendo libros, pero septiembre pinta estupendamente: llega lo nuevo de Alice Kellen, que siempre es motivo de alegría, tengo novelas de Anna Casanovas esperándome en la estantería desde principios de agosto, El rumor de las folías por fin en camino... ♥♥♥

¿Seguimos leyendo junt@s y compartiendo nuestras impresiones? :)
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS