SI SOLO UNA HORA TUVIERA (CAROLINE MARCH)

5 de septiembre de 2016


Piero es un hombre enamorado.
Gabriela es una mujer herida por amor.
Michael es un hombre que no cree en el amor.

Los tres confluyen en la hermosa ciudad de Praga, como si esta hubiera estado esperando siete años para reunirlos de nuevo. En un escenario mágico, rodeados por situaciones equívocas llenas de humor, sentimientos intensamente dramáticos, donde se mezcla el pasado y el presente para crear su futuro, descubrirán lo que significa verdaderamente el amor, sorprendiéndose a cada instante con una sonrisa de que la vida les puede ofrecer algo que ya arrebató. Y comprendiendo que una habitación en un ático de un hotel, que antes fue un palacio, puede convertirse en un escondite, un refugio, una cárcel y un lugar donde atrapar lo que una vez perdieron en el olvido. Un espacio donde alcanzar la redención, en el que Gabriela se encontrará a sí misma y deberá enfrentarse a la elección que marcará el resto de su vida.




Es curioso cómo a veces escogemos un libro por el motivo más tonto sin saber muy bien qué es lo que nos vamos a encontrar y este consiga sorprendernos. Hacía tiempo que tenía ganas de leer a Caroline March, concretamente desde que leí su relato The last word en la antología Cócteles más o menos a principios de este año. Tenía todas sus novelas en mi lista de pendientes, pero por algún motivo —seguramente porque se trataba de romántica contemporánea— esta era a la que más ganas le tenía. El motivo tonto por el que sentí el repentino impulso de conocer más en profundidad la pluma de esta autora era mi inminente viaje a Praga este verano, ya que la acción de la novela transcurre en su mayor parte en la capital de la República Checa, pero qué sabía yo lo que me iba a encontrar en sus páginas... y es que la sinopsis no revelaba demasiado que digamos, algo que sinceramente agradezco. Una historia dura, una historia de superación y de seguir adelante que me ha tocado el corazón.

Si solo una hora tuviera es la historia de Gabriela, Michael y Piero, quienes, por avatares del destino, vuelven a encontrarse en Praga siete años después. Gabriela es una mujer rota que se ha pasado los últimos años sobreviviendo. Después de un intenso romance con Piero cuando apenas tenía 21 años tocó fondo y nunca ha logrado recuperarse del todo ni superarlo. Tanto tiempo después Gabriela no ha conseguido olvidarlo, sigue enamorada de Piero al igual que este sigue enamorado de ella, pero el suyo es un amor imposible, un amor prohibido. También tenemos a Michael, un profesor de Oxford que jamás se ha enamorado, que con respecto a lo sentimental nunca ha querido nada que vaya más allá de relaciones esporádicas, algo que cambiará cuando conozca a Gabriela. Michael será incapaz de dejarla en la estacada en un momento en que ella necesita apoyo y una mano amiga que la ayude a salir de la oscuridad en la que lleva años sumida. Lo que en un principio comienza siendo una sincera amistad se convertirá en algo más, y Michael descubrirá lo que es amar y sufrir por amor, lo que es desear la felicidad de la persona amada más que la de uno mismo cuando de nada sirve albergar esperanzas de tener un futuro en común. A medida que la relación entre Gabriela y Michael es cada vez más estrecha, poco a poco la autora nos irá revelando qué sucedió entre Gabriela y Piero, por qué ella no ha vuelto a ser la misma, cuya historia no conoceremos al completo hasta el final de la novela.

Los personajes en general me han gustado mucho. Son personajes reales, imperfectos, intensos, con sus cicatrices y sus heridas, que luchan por seguir adelante después de los reveses que les da la vida. Gabriela es el típico personaje que me caería mal desde el principio, pero sorprendentemente ha sido todo lo contrario. Por algún motivo sabía que había mucho más de lo que se dejaba entrever al principio de la novela, cuando todo lo que la rodea es dolor, malas decisiones y apenas sabemos nada de ella. Michael ha sido sin duda el que más me ha gustado de los tres, tan protector y siempre ahí para ayudar a Gabriela a mirar hacia delante. No obstante, ha habido ocasiones en que el comportamiento de ellos dos me ha parecido más bien propio de dos adolescentes, pero bueno, en fin... Por último, he de admitir que Piero me ha tocado las narices durante la mayor parte de la novela, me ha parecido de lo más egoísta y cuanto más leía más me lo parecía, aunque al final he acabado haciendo las paces con él.

Reconozco que a ratos la lectura se me he hecho lenta, un tanto pesada al principio, pero era una novela que me habían recomendado y por ello me obligaba a seguir leyendo. Por suerte llegó un momento en que no podía parar de leer, estaba deseando salir de trabajar para poder pasar toda la tarde leyendo, necesitaba seguir viendo cómo poco a poco, de la mano de Michael y casi sin que ella se diera cuenta, Gabriela iba resurgiendo, volvía a enamorarse, a encontrar la felicidad y a sentirse en paz consigo misma, luchando por dejar de vivir anclada en el pasado y tener un futuro. Y es que eso es lo bonito de esta novela, vivir la historia junto a Gabriela y ser testigos de cómo se van curando sus heridas.

Y Praga... Qué escenario tan bonito ♥ ¿Qué puedo decir? Para mí ha sido un protagonista más de la novela a medida que Gabriela y Michael recorrían sus calles y vivían su historia.

No quiero decir más de la cuenta, pero lo cierto es que la novela parte de un tema bastante controvertido, hasta ahora no lo había encontrado en ninguna otra novela, y ya sea por un motivo u otro seguro que no os dejará indiferentes. No os voy a engañar, Si solo una hora tuviera es una historia dura, intensa y profunda y no me lo esperaba para nada. Ha habido momentos y ciertos fragmentos que me han tocado el corazón y me han hecho derramar alguna lágrima. Sin embargo, me ha arrancado más de una sonrisa, y a pesar de lo duro que ha sido el camino ha sido bonito ser testigo de cómo Gabriela volvía a alzar el vuelo.


«Si solo una hora de amor tuviera y esa fuera mi última hora,
tan solo para amar sobre esta tierra, para ti toda mi hora sería».
Otelo (William Shakespeare)

9 comentarios:

  1. Este lo dejo pasar, tiene algo que me echa para atrás.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. No termina de convencerme, anque la premisa inicial no está mal. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola!!

    He leído dos libro de esta autora y me gustaron, así que este no descarto leerlo :)

    Besos :*

    Un Lugar Mágico

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Pues creo que me lo voy a llevar apuntado, tiene muy buena pinta.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Carol
    Yo lo leí hace mucho y porque ya el primero que leí de ella me encantó. Y este pues igual.
    Y sí, yo me quedé OMG con cositas del libro, cosas que no me había encontrado en otros. Muy original.
    Tengo pendiente dos más de ella, pero ya sabes... Esa lista infinita...
    Besotes.

    ResponderEliminar
  6. Hola Carol

    Me encanta Caroline March, desde que la descubrí con su primera novela soy muy fiel lectora suya. Esta novela en concreto me fascinó. A ver si pronto hay novedades de la autora, que ya hay ganas.

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  7. hola,
    pues ahora mismo no se si me apetece leerlo o no, de momento lo dejo para mas adelante y luego me lo pensare

    besotes

    ResponderEliminar
  8. Oye pues tiene muy buena pinta, así que me lo apunto aunque tardare en leerlo, antes tengo que quitarme lecturas pendientes. Y es una gozada cuando un libro te llama sin saber el porque y te acaba sorprendiendo positivamente. Un besote

    ResponderEliminar
  9. Hola Carol!!
    No he leído nada de Caroline March pero será por poco tiempo, ya que todas habláis muy bien de sus libros y con tu reseña ha hecho que tenga más ganas de conocer sus historias ;)
    Un beso!!!

    ResponderEliminar

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS