~ NOVIEMBRE (II) ~

30 de noviembre de 2016

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero para mí empieza a ser ya costumbre que la segunda quincena del mes sea mucho mejor que la primera. Esta no ha dado tanto de sí como otras, pero en general estoy muy contenta con mis lecturas y he descubierto a alguna que otra autora nueva. Intentaré no irme mucho por las ramas esta vez, pero no prometo nada =P


Tenía en mi lista de pendientes La estúpida idea de dejarte marchar, de María Montesinos (♦♦♦♦), desde que se propuso como candidata a novela del mes de noviembre en el club de lectura. Me llamaba mucho la atención el planteamiento de esta historia, ya que desde el principio somos conscientes de que la relación de la pareja protagonista llegará a su fin. Reconozco que de vez en cuando me gusta esa dosis de realidad en las novelas románticas, así que allá que fui. La primera novela de María Montesinos me duró un suspiro, y es que junto a Julia me fui enamorando de Lucas, al igual que me tuvo en vilo la historia de Alma y Óscar. Sí que es cierto que a medida que conoces a los protagonistas y que estos avanzan en su relación te hueles el motivo por el que Julia debe dejar marchar a Lucas y que esa parte en concreto no me tocó la fibra, pero sí que lo consiguió el después. Se me partió el corazón, sentí la desesperanza y la tristeza de Julia, y no pude evitar ponerme en su piel. Solo por esto mi valoración de la novela subió un poquitín. Sin duda no le perderé la pista a María Montesinos.

Tras terminar con la historia de Julia y Lucas necesitaba algo cortito antes de empezar una nueva LC, y como a mí me gusta más una novela epistolar que a un tonto un lápiz, Abril Camino la había recomendado y esta era muy cortita... allá que me lancé con Entre líneas, de Altea Morgan (♦♦♦♦), una autora con la que también me estrenaba. Reconozco que iba con cero expectativas y que tras leer los primeros correos electrónicos no las tenía todas conmigo, pero Laia y Jamie consiguieron sacarme mi vena más cotilla aquella tarde de domingo y hacerme disfrutar con estos retales de su historia a medida que comienzan a conocerse. Sin duda me gustó mucho más de lo esperado, y si os gustan las novelas epistolares os animo a que le deis una oportunidad :)

Ya os conté que a principios de noviembre me estrené con el time travel con El retrato de Alana (la lectura que leí conjuntamente con mis compañeras de «De viaje literario»). Ahora mismo estoy también con La mujer del viajero en el tiempo, así que este parece haber sido el mes de las novelas sobre viajes en el tiempo, porque después de leer la reseña de Miss Brandon sobre El conjuro, de Mariah Evans (♦♦♦♦), me entraron muchísimas ganas de leerla. ¿Sabéis esa sensación de haber leído una novela en el momento perfecto? Eso es lo que me pasó con esta historia tan mágica. Como ya viene siendo costumbre estaba hasta arriba de trabajo, así que cuando tenía un ratín para leer me apetecía una historia divertida, bonita, sencilla. El conjuro ha sido perfecta, porque me ha hecho reír desde el primer capítulo con las situaciones en las que se encuentran Anaís y Neilan, además de enternecerme y dibujarme una sonrisa en la cara durante buena parte de la lectura. Sin embargo, he de confesaros que el final, a pesar de parecerme muy bonito y de tocarme la fibra, me dejó un poquito triste... ¿A vosotr@s también?


Para rematar noviembre me animé por fin a conocer a La Volátil, una treintañera creada por la ilustradora argentina Agustina Guerrero. La verdad es que tardé lo mío, porque la primera vez que oí hablar de este personaje fue hace unos años, gracias a una amiga mía diseñadora gráfica, así que la fui siguiendo en las redes sociales y las viñetas que veía me hacían mucha gracia. Peeero el otro día me dio por comprar algo diferente, dos libros ilustrados, y uno de ellos era Diario de una Volátil (♦♦♦♦). Durante la media hora que pasé leyendo el libro me reí un montón, sintiéndome identificada con la Volátil en más de una ocasión («¡Si esa soy yo! ¡Dios mío, soy iguaaal!», and so on).


Así pues, al día siguiente saqué de la biblioteca el segundo, La Volátil. Mamma mia! (♦♦♦½), en el que Agustina Guerrero nos cuenta situaciones que vivió a lo largo de su embarazo de una manera muy cómica, y aunque también me lo hizo pasar estupendamente no me gustó tanto como el primero. Para aquellos a quienes os guste la Volátil, buenas noticias: mañana se publica su tercer libro, Érase una vez la Volátil. Yo ya lo he incluido en mi lista de Reyes, a ver si hay suerte... :)


¡Y esto ha sido todo! Ahora mismo sigo entre La mujer del viajero en el tiempo y Winter love, cogiéndolos los dos a ratos y por primera vez leyendo dos libros simultáneamente, según lo que más me apetezca en ese momento. Dentro de unos días vuelvo y os cuento :)

~ NOVIEMBRE (I) ~

15 de noviembre de 2016

La primera quincena de noviembre se me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos, pero si algo bueno tiene es que en apenas tres semanas llega el bendito puente para aquellos afortunados. Ya ando contando los días, no os creáis, porque necesito parar un poco, perderme por ahí y desconectar. Aprovechando que hemos alcanzado la mitad del mes vuelvo a dejarme caer por aquí con un resumen de lecturas, que parece que he convertido ya en la rutina del blog. Últimamente ando falta de tiempo y de inspiración, así que esta es la solución intermedia que he encontrado para que no empiece a rodar la bola del desierto por aquí. Os lo aviso: no está siendo un gran mes, y me vais a ver arrugando la nariz bastante más de lo habitual.


Más o menos a estas alturas del año pasado descubrí a Mónica Maier con su primera novela: El amor no es una ciencia exacta [RESEÑA AQUÍ]. Me gustó tanto que desde entonces no le he perdido la pista, y cuando me enteré de que en octubre de este año publicaba una nueva novela con el hermano de Valeria como protagonista no me la quise perder. En cuanto tuve en mis manos El amor es la respuesta (♦♦♦½) me lancé de lleno a leerla, pero no sabéis cuánto lamento decir que no ha sido lo que esperaba. ¿Quizá el problema fue que iba con unas expectativas demasiado altas? ¿Que no he conseguido conectar con los protagonistas, cosa que no me costó en absoluto con Valeria y Derek? ¿Que la he leído en un mal momento? O quizá sin darme cuenta me estoy convirtiendo en una lectora demasiado crítica. No sé qué ha sido. No es que me haya disgustado, es muy entretenida, me encanta cómo escribe Mónica y tiene momentos realmente tiernos, por eso pienso releer ambas novelas dentro de un tiempo, para comprobar si este es un caso de «no eres tú, soy yo». Si ya habéis leído la historia de Eric y Gabriela me encantará conocer vuestra opinión, así que ¡contadme, contadme!

A principios de mes, Querido señor Daniels, de Brittainy C. Cherry (♦♦♦), estaba dando mucho que hablar. A lo largo de dos o tres días no dejé de ver reseñas en los blogs que sigo y comentarios en Goodreads, pero lo que más me llamó la atención fue que eran opiniones muy dispares. Ya sabéis que soy muy curiosa, y cuando esto pasa prefiero leer el libro en cuestión y formarme mi propia opinión para hablar con conocimiento de causa. Querido señor Daniels fue... por un lado mejor de lo que esperaba —las opiniones negativas me habían preparado para ir con las expectativas bajas— pero también ha sido EL CABREO DEL MES, en mayúsculas. Era la primera vez que leía a Brittainy C. Cherry y la verdad es que me sorprendió esa capacidad que tiene para emocionar, pero también descubrí esa tendencia al dramatismo en exceso de la que tanto había oído hablar. Esta novela me suscitó sentimientos encontrados, tampoco fue lo que me esperaba porque al leer que la historia trataba sobre el amor prohibido entre un profesor y su alumna no llegué a plantearme en ningún momento que la diferencia de edad entre ellos sería de TRES años. Esto y la madurez/inmadurez que muestran a ratos los protagonistas a lo largo de toda la novela fueron los principales «peros» que me acompañaron a lo largo de la lectura, pero EL GRAN PERO fue el que me encontré en el capítulo 29. Me enfadé. Me enfadé MUCHÍSIMO, tanto que apagué el Kindle y no retomé la lectura hasta un buen rato después. Lo vi totalmente innecesario, la autora bien se lo podría haber ahorrado y os aseguro que al finalizar la novela no me habría quedado un recuerdo tan agridulce. Si hago balance y tengo que quedarme con lo positivo, sin duda elijo esas frases tan bonitas que se encuentran a lo largo de todo el libro, algunos fragmentos que me han tocado el corazón —sobre todo las cartas de Gabby— y los personajes secundarios, que me conquistaron como no consiguieron hacerlo los principales.


¡Y por fiiiin llegó el día de empezar una nueva lectura conjunta con mis chicas de «De viaje literario»! Para este mes habíamos elegido El retrato de Alana, de Caroline March (♦♦♦), una novela recién salida del horno. Otro «chasco». Qué mesecito... T_T Pero bueno, vamos por partes, porque la lectura en definitiva no ha sido mala, sencillamente ha tenido sus más y sus menos. Nada más comenzar me desconcertó, ya que por un lado no era para nada lo que me había esperado encontrar después de leer la sinopsis (tengo que dejar de montarme mis propias historias en la cabeza, que luego pasa lo que pasa) y, por otro, en los primeros 3-4 capítulos suceden tantas cosas tan deprisa que casi no da tiempo a asimilarlo todo. Por suerte la cosa empezó a mejorar poco después, y una vez me metí en la historia me enganché muchísimo. Además, al ser mi primera novela de time travel no estoy acostumbrada a los clichés propios del género (según comentaron algunas de mis compañeras de LC había unos cuantos) y la autora consiguió sorprenderme con todos los acontecimientos y los giros que tenían lugar. Sin embargo, al final volvió a desconcertarme porque me dio la sensación de que estaba rizando demasiado el rizo, y además todo el tema de la paradoja temporal no terminó de convencerme, ya que a ratos me parecía entenderlo y a ratos no. Para mí ha sido una novela bastante desigual, aunque no se puede negar que ha sido bastante entretenida y ha dado mucho que hablar. Pero lo mejor de todo ha sido compartirla con las chicas, que me hacían plantearme cosas que yo habría pasado por alto y me lo han hecho pasar estupendamente, como siempre :) Dentro de poco podréis leer sus reseñas para saber más al respecto ;)

Para completar la primera quincena de noviembre hice una relectura. A principios de este año empecé a releer la saga Valeria de Elísabet Benavent, y aprovechando que hace meses dejé Valeria al desnudo (♦♦♦½) aproximadamente en la página 100, quise terminarlo antes de acabar el año para «matar el tiempo» entre LC y LC. Es curioso cómo la mente recuerda tan vívidamente algunas escenas de una novela que has leído tres años atrás y otras las olvida por completo (y encima eran las más trascendentes, del final no me acordaba para nada y ha sido muy bonito volver a leerlo de nuevo sin saber qué iba a pasar). Sin duda ha sido muy interesante ver cómo todos estos años después, y tras leer todo lo que ha publicado la autora hasta la fecha, siguen convenciéndome y desencantándome las mismas cosas o los mismos personajes. No me atrevería a hacer relectura de muchas novelas, pero en este caso no ha estado mal.

Además de estas cuatro novelas, he ido colando entremedias un par de relatos/novelas cortas. Anna Casanovas le pone la guinda a estos primeros 15 días de noviembre con Cada vez que te vas (♦♦♦♦). No importa que sea un relato de poco más de 40 páginas, en numerosas ocasiones Anna ha demostrado que en tan poquito espacio puede contarnos una historia preciosa que nos llegue al corazón y en este caso en concreto ha vuelto a lograrlo. (Mil gracias una vez más, Elena ♥♥♥) 

No me pasó lo mismo con Follamigos, de Shirin Klaus (♦♦½). La historia no me convenció, el final menos aún (vale que sea una novela corta, pero para mí fue demasiado precipitado), aunque la leí por mera curiosidad y para pasar el rato una tarde de domingo, así que tampoco es que me esperara nada.


¡Y hasta aquí puedo leer! En 15 días vuelvo a dejarme caer por aquí y os cuento cómo ha terminado el mes, prometido ;)

~ OCTUBRE (II) ~

8 de noviembre de 2016

¡Lo prometido es deuda! Hace unos días os traje el resumen de lecturas de la primera quincena de octubre y ya estoy aquí para contaros cómo siguió el mes. La cosa mejoró bastante; bueno, qué digo, mejoró mucho, porque a excepción de Kate Bentley ninguna novela llegó a pasar de un «ha estado bien, pero no ha llegado a marcarme». Así pues, empecé a dejarme llevar por impulsos, casualidades y novedades, y la cosa no ha ido del todo mal :)


Y le llegó el momento a la sorpresa del mes ♥ Mi canción más bonita, de Cherry Chic (♦♦♦♦). Iba con pies de plomo con esta novela, no quise crearme expectativas, así que no me esperaba nada, tan solo una historia más con la que pasar un par de ratos entretenidos, y aunque al principio así me lo parecía y no nos cuenta nada que no encontremos en otras novelas... no sé, a partir de cierto punto tanto los protagonistas como los secundarios me robaron el corazón. Esa evolución de Daniela, ese Oliver tan macarra por fuera pero tan tierno por dentro y que arrastra tanto dolor, esa Tina que tanto me ha hecho reír, esos hermanos Acosta tan diferentes y tan únicos que me conquistaron desde el minuto 1 (especialmente Fran ;))... Ha sido un verdadero enganche (creo que me ha durado solo dos días), una de esas novelas por las que, como os contaba el otro día, dejé el trabajo de lado tras ver que lo tenía todo controlado y me pasé la tarde leyendo hasta ver la palabra «fin». Sí que es cierto que hay varias cosas que no me han convencido, como ese amor tan instantáneo, pero en definitiva ha sido una muy buena lectura y Cherry Chic ha sido todo un descubrimiento, os aseguro que no le perderé la pista. Y hablando de descubrimientos... Ya os conté que el mes pasado caí rendida ante Taylor Jenkins Reid con Por siempre ¿felices? [RESEÑA AQUÍ], y desde entonces tenía en mente leer Por siempre unidos (♦♦♦♦♦). De hecho, cada vez que me tocaba elegir lectura pensaba: «¿Ahora? No, ahora no, aún no le ha llegado el momento». Y todo porque sabía que iba a sufrir... y quería disfrutar la novela en el momento adecuado, y por fin hace unos días llegó. ¿Qué os puedo decir de esta historia? No dejaba de pensar: «¿Cómo una novela puede ser tan preciosa y a la vez tan desgarradora?». Porque sí, la historia de Ben y Elsie me ha dolido muy adentro por su brevedad y por cómo termina todo, pero al mismo tiempo me ha hecho sonreír por ser testigo de un amor tan sincero e intenso. En la página 3 ya estaba llorando a lágrima viva, y pensaba: «Como sea así toda la santa novela...». Pero Taylor Jenkins Reid encuentra el equilibrio perfecto al combinar presente y pasado, al explicarnos cómo vive Elsie el duelo por la muerte de Ben y seguidamente contarnos momentos que vivieron juntos. Si os pasa como a mí que no os decidís a leerla porque no queréis sufrir, solo me queda deciros que os lancéis, no os arrepentiréis. Es una historia demasiado bonita como para que os la perdáis. En cuanto terminé Por siempre unidos, decidí darle una oportunidad a Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness (♦♦♦♦). Reconozco que nunca me había animado a leer esta novela, que lo hice por el boom del estreno de la película de J. A. Bayona. Fui a verla con mis padres hará un par de semanas, y como soy de esas personas a las que les gusta leer el libro antes de ver la película me hice con esta edición tan bonita y me lo leí en un par de tardes porque es una historia realmente corta. Si algo me gustaría destacar es el enfoque de esta historia, una historia con un trasfondo realista pero plagada de fantasía y que nos cuentan como si de un cuento se tratara, con sus moralejas, su cruda realidad al final. Al salir del cine salí más que satisfecha, pocas veces he visto una película tan bien adaptada, incluso reconocí fragmentos del libro en el guion, pero lo que realmente me dejó prendada fue la manera de representar las dos primeras historias (absolutamente precioso ♥♥).


Después de dos dramas volví a cositas más ligeras, y por fiiiin me hice con la segunda parte de Los chicos del calendario (♦♦♦♦). Allá por julio os contaba que esta saga me llamó un montón la atención y me leí la primera parte con muchas ganas [RESEÑA AQUÍ], pero que al ser solo la primera parte de cinco me supo a poco, me pareció una introducción y no sabía bien qué pensar. La segunda parte sería determinante para ver si seguía acompañando a Candela en el año más excitante de su vida. Pues bien, quizá soy la nota discordante, pero a mí me ha gustado más esta segunda parte que la primera. «Enero» fue muy intenso con Salvador Barver, pero «Febrero, marzo, abril» me ha dado justamente lo que me atrajo de esta saga: tres chicos diferentes que se lo pondrán más o menos fácil a la protagonista, más vivencias y experiencias y una Candela que poco a poco va conociéndose mejor a sí misma (aunque siga tropezando con la misma piedra una vez tras otra). Ya tengo ganas de saber qué le depararán los chicos de mayo, junio y julio y qué pasa con los frentes abiertos ;) ¡Y nos vamos a otra segunda parte! Hace unos días se publicó Si me dejas quererte de Victoria Vílchez (♦♦♦½), el cierre de la bilogía «Quiéreme». Leí la primera parte también este verano [RESEÑA AQUÍ] y me creó sentimientos encontrados, pero después de ESE FINAL esperaba con muchas ganas el desenlace de la historia de Tessa, porque como es normal empecé a hacer mis cábalas y quería comprobar si estaba en lo cierto. Ambas partes son muy diferentes y esta sin duda es mucho más bonita (con la primera quise tirarme de los pelos en numerosas ocasiones), pero la novela ha sido justo como me esperaba y no ha sido ninguna sorpresa, por eso mi puntuación es bastante neutra. Eso sí, si algo quiero destacar es el mensaje que transmite esta bilogía, ojalá muchas novelas del género que reflejan relaciones tóxicas se aplicaran el cuento. Octubre me reservaba una última lectura, y durante el puente tuve uno de mis impulsos y volví a probar con Marisa Sicilia. En este caso me decanté por Tú en la sombra (♦♦♦½), también recomendación de Lidia, y por primera vez tenía en mis manos una novela contemporánea de la autora. Iba totalmente a ciegas y no ha sido para nada lo que me esperaba, pero eso no ha sido necesariamente malo, sino que ha resultado ser uno de los aspectos positivos, como también lo ha sido que unos personajes con muchas sombras al principio poco a poco vayan saliendo a la luz. Sin embargo, en ocasiones —sobre todo al principio— la lectura se me ha hecho un tanto pesada, pero eso es totalmente personal (porque si me hablas de temas jurídicos me pierdes, es algo superior a mí y no lo puedo evitar), pero bravo por Marisa por tratar un tema tan actual como la corrupción y el tráfico de influencias.


Tranquil@s, lo dejo aquí, porque como me explaye un poco más hago una tercera entrada resumen (ahora entendéis por qué he partido octubre en dos, ¿verdad?).

Ya sabéis que me encanta que me recomendéis novelas, así que os dejo el enlace a la lista donde voy anotando todas vuestras recomendaciones, por si este mes hay alguna lectura que os haya gustado especialmente y creéis que podría gustarme. También encontraréis los enlaces donde hablo de ellas una vez las he leído, así que feel free de llevaros cuantas recomendaciones queráis :)


~ OCTUBRE (I) ~

1 de noviembre de 2016

Siempre que hago el balance del mes, pienso: «¿Cómo narices he podido leer tanto si apenas tengo tiempo libre?». Supongo que las noches me cunden, y cuando una historia me atrapa... le robo horas al reloj. Así voy los martes ya zombi perdía. Os contaba en la entrada resumen de septiembre que octubre no estaba siendo muy allá, pero por suerte, y gracias como siempre a las recomendaciones y a alguna que otra sorpresa, he terminado el mes con un buen sabor de boca. Como la entrada me ha quedado más bien larga he decidido dividirla en dos, así que hoy os cuento los libros que pasaron por mis manos los primeros 15 días de octubre :)


El mes comenzó con la última LC de «De viaje literario». En realidad la fecha de inicio se fijó para finales de septiembre, pero me pilló centrada en terminar un proyecto, y no nos engañemos... o no iba a trabajar hasta llegar al final de la novela —que no sería la primera vez— o iba a estar mordiéndome las uñas hasta poder cogerlo sin remordimientos. Ya veis que decidí ser responsable (o precavida) y elegí leérmelo cuando estuviera más tranquila. Después de la buenísima experiencia que tuvimos en junio con Maldad latente, de Sandra Brown [RESEÑA AQUÍ], volvió a resultar ganadora por goleada una novela de suspense romántico: Oculta, de Kendra Elliot (♦♦♦½). La verdad es que la sinopsis era de lo más atrayente y el comienzo fue muy prometedor, dejándonos la autora con ganas de más a medida que nos plantea la trama, pero hacia el final va perdiendo fuelle y el factor sorpresa se va un poco al garete. Una lástima, porque era una lectura que prometía muchísimo y terminó siendo una pequeña decepción. En esta ocasión no he hecho reseña, pero AQUÍ podéis encontrar todas las que han publicado mis compañeras del club :) A finales de septiembre me enteré de que Sara Ventas acababa de publicar su nueva novela: A destiempo (♦♦♦½). Mi experiencia con esta escritora había sido muy buena hasta la fecha, sobre todo con ¿Y si no es casualidad? [RESEÑA AQUÍ], así que ya os podéis imaginar la alegría que me llevé. Sin embargo esta novela a dos voces no me ha convencido del todo. La disfruté porque me gusta mucho cómo escribe Sara, pero entre que me esperaba todo lo que iba a pasar a partir de la mitad del libro y que no es precisamente hasta entonces cuando la autora no entra en materia... Pues eso... Seguí el mes con novedades, y en esta ocasión me dispuse a conocer la pluma de Carla Crespo con Amor en V. O. (♦♦½). No puedo decir que esta lectura haya sido una decepción porque no me esperaba nada de ella. De hecho, la trama no me atraía en exceso, pero que los protagonistas fueran intérpretes me llamó la atención (¿deformación profesional?). Es una historia cortita pero sin mucha chicha, de esas que son perfectas para pasar una tarde entretenida pero sin más pretensiones, y con unos personajes con los que no llegué a conectar. La acabé terminando por pura cabezonería, porque no soy de dejar libros a medias, pero vamos, que no me entusiasmó.


Llegados a este punto necesitaba leer algo muy bueno para compensar un poco estos pequeños chascos, así que tiré de la lista de recomendaciones. Siempre pensé que me estrenaría con Marisa Sicilia con Kate Bentley (♦♦♦♦♦), pero quiso el destino que fuera con Forajido [RESEÑA AQUÍ]. Quedé tan prendada de la pluma de Marisa que no dudé en volver a repetir con ella al cabo de poco. Le había llegado la hora a la historia de Kate, del capitán Kenneth y de Andrew, y tengo tantas cosas buenas que destacar que no sé ni por dónde empezar: la exquisita pluma de Marisa, que consigue que parezca que estás leyendo a la mismísima Jane Austen; esa ambientación tan lograda; lo mucho que me han hecho sufrir los tres personajes, que no lo tienen nada fácil en ningún momento; que me haya tenido tan enganchada que no podía parar de leer hasta llegar al final... De verdad, Kate Bentley es una delicia, si no la habéis leído todavía os la recomiendo encarecidamente. Y de la romántica histórica me fui a la romántica contemporánea con toques de comedia. Había leído opiniones buenísimas sobre Amor y gin-tonic, de María José Vela (♦♦♦½), pero debo de ser más rara que un perro verde porque a mí no me entusiasmó. Sí, las páginas volaban, me reía con las ocurrencias de Abi, pero la primera parte del libro no me dijo nada. En algunos momentos llegué a pensar si la protagonista no lo estaría soñando todo, al más puro estilo de Los Serrano, por lo surrealista que me parecía todo al principio, pero no xD Por suerte la cosa empezó a mejorar un poco después de la mitad del libro, que es la parte que más me ha gustado y justo lo que me esperaba (otra cosa me habría decepcionado, la verdad).

Pues ya veis, octubre no empezó siendo espectacular, sino más bien normalito, y si tengo que quedarme con una lectura es sin duda con Kate Bentley (gracias por millonésima vez, Lidia ^^). Dentro de unos días vuelvo a pasarme por aquí y os sigo contando, que tengo un montón de libros de los que hablaros :)

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS