GLAD TO BE ¿BACK?

6 de marzo de 2017


Hoy hace justo dos meses que publiqué mi última entrada en el blog. Es la primera vez que paso tanto tiempo sin dejarme caer por aquí, y aunque a veces parece necesario tomarse un pequeño respiro para volver con más fuerzas, mi intención nunca fue que este respiro fuera tan largo y lo cierto es que a estas alturas echo terriblemente de menos este rinconcito que salió impulsivamente de la nada y que cada vez es más mío.

No soy de hacerme propósitos de año nuevo, pero en enero me hice un par, así muy generales:

1. Cansada de leer cada vez más libros que no me decían nada, me propuse leer menos pero más variado y de más calidad.

2. Retomar mi otro blog, un blog de viajes que abrí hace muuucho tiempo con Javi en el que explicábamos nuestras peripecias por Europa. En enero le di un pequeño empujón, lo cual inevitablemente «me quitó tiempo» para dejarme caer por aquí, aunque tampoco me pude dedicar a él todo lo que habría querido.

Y así andaba yo en enero, recordando viajes pasados y leyendo menos pero disfrutando como una enana de casi todo lo que pasaba por mis manos. Sin embargo, de un día para otro pasé a hacer jornada completa en el trabajo (literalmente, en mi empresa todo se hace deprisa y corriendo), todo a raíz de un «ascenso» que me ofrecieron a finales de año. ¿Lo mejor de todo? Despedirme de la vida de autónoma, ya que por fin iban a hacerme el contrato que llevaba pidiendo más de un año. Peeero que esto fuera tan repentino tenía su parte mala, malísima: terminar todos los proyectos a los que me había comprometido para febrero. Y entre jornadas maratonianas y algún que otro fin de semana sacrificado, pasó algo que llevábamos meses esperando. No sé a vosotras, pero a mí siempre me pasa todo de golpe, y esta vez no iba a ser menos. Javi y yo llevábamos buscando piso de compra desde que volvimos de las vacaciones. No sé cuántos llevábamos ya vistos a nuestras espaldas. A veces era verdaderamente desesperante, porque todos tenían pegas que para nosotros eran garrafales. Lo mejor de todo es que en este tipo de cosas los dos somos muy decididos, y con solo una mirada sabíamos que era un «no» rotundo. Pero entonces a principios de febrero apareció EL PISO. Era prácticamente perfecto, con todas las características que buscábamos y solo un par de pegas, pero pegas menores, de esas que puedes pasar por alto porque cuando lo ves por primera vez visualizas las reuniones familiares en el comedor, ves ante tus ojos la biblioteca que piensas montar en la habitación extra, te ves los sábados por la mañana desayunando en la terraza, o cenando con los amigos una noche cualquiera de verano, y mientras tanto por allí pulula el hijo perruno que hace tanto tiempo que queréis adoptar ♥♥♥ Han sido unas dos semanas de lo más estresantes, de incertidumbre, de reuniones con el banco, de tener la cabeza en mil sitios a la vez por, además, estar a punto de firmar el contrato justo esta semana y gestionar la baja del autónomo para después leches. Ahora, con el contrato de arras ya firmado y con la tasación en marcha, ahora que ya es prácticamente seguro, los nervios y la incertidumbre han dado paso a la ilusión, a meterme de vez en cuando en la web de Ikea, a conversaciones sobre los colores de las paredes, a reivindicar mi soberanía en la biblioteca («Javi, la biblioteca es cosa mía, y mira todo lo que tengo pensado... ihsdkjfhsdfhkjjhdfs», seguro que me entendéis), a visitas fascinantes al Media Markt un viernes por al tarde para mirar electrodomésticos. Y ya veis, así como todo parecía ir muy lento, ahora vamos cuesta abajo y sin frenos, pero con unas ganas que... :)

Quizá ahora entendáis ese interrogante del título de la entrada. No os podéis imaginar las ganas que tenía de escribir desde hace días, desde que todo parece haberse calmado un poquitín, pero no sé con qué asiduidad me iré dejando caer por aquí. Prometo hacerlo al menos una vez al mes, ni que sea con una de mis habituales entradas cargadas de libros, porque, la verdad, aunque os iba leyendo os he echado un montón de menos. Pero no era lo mismo, había algo que me faltaba, y supongo que era esa falta de interacción y ese desahogo que más de una vez he necesitado tras cerrar un libro. Por lo pronto intentaré repetir esta semana, aún no sé si con una reseña o no, porque tras terminar ayer Valiente Vera, pequeña Sara y estar leyendo La magia de ser Sofía tendré mucho que decir seguro (del primero maravillas, del segundo... ya veremos, miedo me está dando).

Lo dicho, sea como sea esta semana volvemos a leernos. Prometido.
¡Un besazo!

8 comentarios:

  1. ¡Hola! wow has tenido un mes movidito jajaja pero no pasa nada, de vez en cuando hay que tomarse unas vacaciones de esto ^^ me alegro por lo del piso

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida Carol
    No sabes cómo te entiendo con lo del piso, pero en mi caso, no salió.😥
    Y lo del trabajo es muy buena noticia. En fin, me alegro todo lo bueno que te ha pasado y por aquí nos leemos.
    Poco a poco, a tu ritmo.
    Un besote. 😘😘

    ResponderEliminar
  3. ¡Bienvenida de nuevo por estos lares! ^^

    Por lo que nos comentas, es completamente normal no haber tenido tiempo para pasarte por aquí, ¡pero qué alegría, ¿eh?! :) Espero que os vaya genial y que te podamos ver aunque sea una vez al mes, como tú dices, por aquí *-*

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Muchos cambios y muy positivos!!! Da gusto ver los ánimos y la energía que tienes!!! Suerte con todo, con el nuevo piso y con el nuevo horario, y ha sido un placer leerte: aunque sea temprano me has dado mil ganas de "arrancar".
    Beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Carol
    Me alegro muchísimo de tu vuelta (y lo sabes), de tus cambios profesionales y "residenciales". A ver qué tal se da todo, pero me gusta eso de que ocurran a primeros de año para luego poder hacer balance (manías que tiene una).
    Me encanta tu/vuestro blog de viajes. Iré consultándolo poco a poco para no darme el atracón (aunque ya he estado alcahueteando algunas fotos y textos...)
    ¡Espero tu próxima entrada con ganas!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Carol!
    ¡Qué genial entrada de año! Me alegro mucho de todos esos cambios positivos tanto a nivel personal como laboral :) ¡Pinta un año bastante bueno para ti!
    Es normal que ahora tengas otras cosas en la cabeza y el blog pase a un segundo plano (yo llevo un tiempo igual), pero lo bueno es aparecer de vez en cuando y recordar por qué nos gusta tanto pasear por estos rinconcitos.
    El blog de viajes lo sigo desde ya mismo, me encanta leerlos y que me vaya picando el gusanillo sobre los sitios que algún día quiero pisar :).
    Bienvenida de nuevo guapa, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  7. Hola Carol!!
    Se te echaba de menos por la blogosfera!! Me alegro mucho de que vuelvas a estar por aquí y de todo lo que nos cuentas, y que sí a veces las cosas pasan así, con prisas y todo se junta y te vuelves loca, pero merece la pena, por ese cambio para mejor en el trabajo y por ese nuevo hogar, lo dicho, me alegro un montón :)
    En cuanto a lo que comentas de las lecturas, yo he hecho igual, estaba cansada de siempre lo mismo, hay que cambiar y leer menos pero de más calidad y que te voy a decir de tu blog de viajes, que ya me he pasado a echarle un ojo, me ha gustado mucho y volveré para seguir leyendo las otras entradas que no he visto.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Bienvenida! Espero tu próxima entrada^^

    ResponderEliminar

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS